Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

miércoles, 16 de noviembre de 2016

REGRESAR A LO ESENCIAL: TU CASA TU MEJOR EMPRESA

HOY QUIERO COMPARTIR CON VOSOTROS  ESTE  ARTICULO QUE ME PARECE MUY  INTERESANTE  DE LA  REVISTA  MISION.

Regresar a lo esencial: Tu casa, tu mejor empresa
Lograr que nuestra casa sea algo más que cuatro paredes y convertirla en un hogar en el que podamos sentirnos a gusto es una labor que merece especial atención, no solo porque nuestra casa es nuestra tarjeta de presentación, sino porque la creación de un hogar “está ligada a nuestra necesidad de encontrar un lugar en el mundo”.
Por Margarita García
minimalismo1

“Mi casa es un hotel de cinco estrellas”, afirma orgullosa Mey Zamora, periodista, filóloga, ama de casa y autora de Dulce hogar, un retorno a lo esencial (Plataforma, 2009).  Y no porque cuente con servicio de habitaciones –que no es el caso–, sino porque, como ella misma asegura, “en mi casa se está de maravilla”. Y es que, como explica en su libro, nuestros hogares deberían ser ese lugar al que “anhelamos llegar cuando estamos lejos de viaje, al que corremos cuando buscamos un rato de relax…”. Por eso, es  “la más preciada de las organizaciones, la empresa sobre la que se construyen otras trayectorias”.
Resultado de imagen de JESUS CENTRO Y MOTOR DE MI FAMILIA
Minimalismo
Dedicarse al hogar no está reñido con la eficacia y la productividad, y cada vez son más quienes han encontrado en la teoría sobre la gestión del hogar un medio de vida. Es lo que ocurre cuando hablamos del minimalismo, un estilo de vida que ha convertido a personas como la japonesa Marie Kondo en referentes actuales cuando se habla del orden. Conocida por su método KonMarie, descrito en La magia del orden (Aguilar, 2015), su sistema parte de la premisa “Ordena tu casa para ordenar tu vida” y, para ello, propone técnicas como colocar los objetos por categorías, y no por ubicaciones, ya que así evitamos guardar “el mismo tipo de objetos en más de un lugar”, lo que, en última instancia, nos lleva a acumular cosas.
Su método, ligado al orientalismo, de moda en Occidente, invita a revisar y a deshacernos de todo aquello que no consiga emocionarnos, pero no de cualquier forma, sino con solemnidad y agradecimiento.En este sentido, Zamora reconoce que el mérito de Kondo es  “haber puesto en evidencia que las cosas del hogar son importantes”, pero, en ningún caso, hay que perder la cabeza, ya que, “en la teoría del hogar, lo primero son las personas; nuestra casa no tiene sentido si no se pone al servicio de quienes viven en ella”.
Resultado de imagen de TU CASA TU  MEJOR  EMPRESA
Objetos escogidos
Este es el estilo en el que se inspira el blog de Francine Jay,conocida como Miss Minimalist quien, en su libro Menos es más(Planeta, 2016), define el minimalismo como la forma de  “hacer espacio a lo que realmente importa”. Así, cada vez son más los hogares que se llenan de “objetos escogidos y no de ‘avalancha’”, afirma Zamora.
Esta fue precisamente la experiencia de Joshua Becker, el norteamericano que está detrás del blog Becoming Minimalist,en el que cuenta cómo, un día de 2008, mientras su mujer limpiaba los baños y él ordenaba el garaje, su hijo pequeño, jugaba solo en el jardín. La escena hizo saltar la alarma: “Mis pertenencias no añadían valor a mi vida, sino que restaban”, cuenta en su blog. Así, emprendió una aventura familiar que le llevó a desprenderse de todo aquello que le distraía de lo esencial. Como resultado, comprobó que tenía “más dinero, más tiempo, más energía, más libertad, menos estrés y más oportunidades para dedicarme a mis grandes pasiones”.
Resultado de imagen de JESUS CENTRO Y MOTOR DE MI FAMILIA
Hogares actualizados
Sin embargo, deshacernos de nuestras cosas no es una tarea fácil, sobre todo porque muchos de los objetos que conservamos no tienen un valor material, sino sentimental, relacionado con  “la vivencia personal y subjetiva que hemos tenido”, opina Zamora; y cada miembro de la familia tiene su “mochila de objetos intocables”. Pero, lejos de ser un problema, Zamora encuentra en esta combinación de objetos prácticos y sentimentales las piezas para montar “el puzle de nuestras casas”.
No obstante, es beneficioso huir de la acumulación. El capitalismo ha conseguido crearnos necesidades que probablemente no teníamos, denuncia Jay, y, al final, terminamos rodeados de cosas que, en realidad, nos producen estrés y nos esclavizan. Esta experta del orden propone como modelo de sencillez a san Francisco de Asís, quien descubrió que “la verdadera alegría no se encuentra en los bienes materiales, sino en dar libremente a los demás”, señala.
La máxima en la que se basa el minimalismo, “Vivir mejor con menos”, no significa para todos lo mismo. El minimalismo no consiste en tener paredes sin adornos, sino en que como explica Zamora, “nuestras casas tengan lo básico para una vida confortable, y esto, para unas personas, supone muchas cosas y para otras, pocas”. Esto no significa que, como recomienda, no haya que hacer revisiones periódicas  para ver qué es útil y qué no. Para ello, resulta interesante aplicar la fórmula de las 3R (reducir, reciclar, reutilizar), y así lograr que nuestros hogares estén “actualizados con lo imprescindible” y con lo que nos hace la vida agradable. 

Creo que hay que dar su lugar  a esta  revista que a mi personalmente  me  gusta  y quiero  hacerles un poco de publicidad  por ser  pionera de la nueva forma de transmitir los valores  cristianos  y un nuevo  enfoque de la realidad  de nuestra  sociedad. 


banner-suscripciones-home-3


3 comentarios:

  1. Gracias Milton.
    Me encanta este artículo, no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita.
    Menos aglomeración, menos cúmulo de polvo, menos para perder el tiempo en ordenar y limpiar, más tiempo libre para disfrutar de la familia y la vida, ya hace tiempo que lo voy poniendo en práctica y aún no he terminado, pero sigo en ello.
    Un gran abrazo.
    Ambar
    http://ambaringles.blogspot.co.uk/2016/11/triste-canto.html

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo que no hay nada mejor que el hogar , cada cual el suyo, cuando estoy fuera por un tiempo estoy contando los días que me faltan para volver a mi casa y es que en ningún lugar estoy tan a gusto cómo en mi hogar. Es verdad que nos tenemos que desprender de las tantas cosas que tenemos de más pero cómo bien dice el artículo la mayoría de ellos tienen un gran valor sentimental y ahí es cuando nos duele desprendernos de muchos objetos que en realidad no nos sirven para nada. Saludos pater

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho esta entrada sobre el arte de vivir el hogar con armonía y felicidad. Coincido en que los espacios deben ser despejados y que una atmósfera ideal en la casa, sirve para crear mejor ambiente a la familia que habita en ella. Gracias, Milton

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI