Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

viernes, 17 de abril de 2015

LA VIDA ES COMO UN ESPEJO

La vida es como un espejo


Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano.

Él respondió así:

La Política sin principios.
El Placer sin compromiso.
La Riqueza sin trabajo.
La Sabiduría sin carácter.
Los Negocios sin moral.
La Ciencia sin humanidad y la Oración sin caridad.
La vida me ha enseñado que:

la gente es amable, si yo soy amable;
que las personas están tristes, si estoy triste;
que todos me quieren, si yo los quiero;
que todos son malos, si yo los odio;
que hay caras sonrientes, si les sonrío;
que hay caras amargas, si estoy amargado;
que el mundo está feliz, si yo soy feliz;
que la gente es enojona, si yo soy enojón
y que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.
La vida es como un espejo:
Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa.
La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

"El que quiera ser amado, que ame".

Mahatma Gandhi


La tradición iconográfica parece ir en la dirección opuesta porque justamente un espejo lo que tienen en la mano las personificaciones de la Sabiduría, cuyo amante es el filósofo. ¿Acaso no es por medio de un espejo que el hombre aprende a conocer su propia imagen y, por lo tanto, a conocerse? ¿Qué es la filosofía sino el conocimiento de uno mismo? En efecto, en la clásica Iconología de Cesare Ripa, en la segunda edición ilustrada de 1603, la Prudencia o Sabiduría aparece representada como una mujer que se mira al espejo.  En la didascalia se explica el significado simbólico del espejo: para actuar rectamente el sabio debe conocerse a sí mismo, conocer su propio carácter y sus propios defectos. Sócrates, que hizo del “¡Conócete a ti mismo!” el principio de la sabiduría, “exhortaba a sus acólitos a mirarse cada mañana en el espejo”.

Pero el espejo también revela la falta en el conocimiento de uno mismo: el error en que incurre Narciso, con fatales consecuencias: quien se enamora de su propia belleza, replegándose para contemplarse a sí mismo, deja de ver la realidad. Cae prisionero de su propia imagen.


“Veo el espejo cuando veo reflejado en él lo que tiene delante”. De forma espontánea objetamos: “Desde luego, pero en ese caso lo que tú ves es lo que se refleja en el espejo, pero no el espejo mismo.


Velázquez plasmó sobre la tela este problema cuando pintó Las Meninas o La familia de Felipe  IV. ¿Qué o a quienes representó el maestro español en ese cuadro realizado en 1656?  ¿Cuál es su tema? ¿La infanta acompañada de las damas de la corte y la familia real? Como el título del cuadro no lo puso Velázquez, los intérpretes se han preguntado: ¿no será que el tema es el pintor que las pinta? ¿O que está pintando la pareja real que se refleja en el espejo del fondo? ¿Será que se pintó a sí mismo en el acto de pintar? ¿O es la génesis del cuadro como acontecimiento? Más aún: ¿no será que todo el cuadro ha sido pintado como si fuera un espejo?

3 comentarios:

  1. En las cosas sencillas está el extracto de toda belleza y en la humildad , la grandeza del alma.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me han gustado mucho las frases de ese gran hombre Mahatma Gandhi , su espíritu aún sigue vivo en sus enseñanzas. Una entrada para reflexionarla con tranquilidad y poder llevar a la práctica las conclusiones que saquemos aunque las frases ya lo dicen muy claro. Saludos cordiales Pater

    ResponderEliminar
  3. En la sencillez de los detalles es donde se esconden la verdadera belleza de la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI