Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

viernes, 6 de marzo de 2015

PEREGRINACIÓN A TIERRA SANTA 14 AL 21 JULIO

Que es peregrinar a  tierra  Santa? porque  peregrinar?
Es ir a  conocer la raíz de nuestra  fe,  caminar por los mismos  lugares por  donde camino  Jesucristo, es sentarnos  en el  monte  tabor,  es  buscar el  lugar perfecto en el Tiberiades, es entrar  en el belén,  en vivir la  la pasión en nuestras propias  carnes  de  Jerusalen, es celebrar  la comunión con  los  cristianos  que profesan la misma  fe que profesamos.
Es conocer la  vida.
  
¿Qué tiene esta ciudad que atrae a todos tan profundamente?
¿Qué es lo que motiva al peregrino cristiano para venir a Jerusalén?

Jerusalén es el corazón de la Tierra Santa, la síntesis de la acción de Dios por el bien de toda la humanidad.

Así lo explica Juan Pablo II con palabras llenas de emoción:
 “¡Cuántos recuerdos, cuántas imágenes, cuánta pasión y qué gran misterio encierra la palabra “Jerusalén”! Para nosotros, los cristianos, representa el punto geográfico de la unión de Dios con los hombres, de la eternidad y la historia”.

Pero para hacer una peregrinación a Tierra Santa hay que ponerse en camino y hacer del viaje físico un “camino del alma”...


... y caminar sobre esta tierra con el corazón, el alma y la mente en escucha para llegar a un encuentro:
Eucaristia  en  santo  sepulcro.

testimonio  de Catholic.net

Decálogo de una peregrinación a Tierra Santa. Por el P. Jesús de las Heras (2005)

Escribí este decálogo en la tarde del domingo 4 de diciembre en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv.

Una semana después, al volver a leerlo, experimento el gozo y el privilegio del don recibido de una nueva peregrinación a Tierra Santa. Bendito sea el Señor que ha hecho, para mí y por mí, prodigios en la ciudad amurallada y en la Tierra Santa. Bendito sea el Señor y gracias a los hombres que en esta ocasión lo han hecho posible. Amén.

Y mientras sigo pensando en regresar a Tierra Santa. -"Al que viene en Jerusalén"- ofrezco este decálogo de conclusiones.

1.- Peregrinar a Tierra Santa es don inmenso de Dios, es gracia colmada y rebosante, es espléndida oportunidad para conocer el país de la Biblia y la tierra de Jesús. ¡Qué bueno y qué grande sería si todos los cristianos pudieran peregrinar siquiera una vez a Tierra Santa! Peregrinar a Tierra Santa como es don es también tarea el ser testigo de ello.

2.- Peregrinar a Tierra Santa es continuar, prolongar, actualizar y empalmar en una larga y venerable tradición de peregrinos a lo largo de los siglos. Son los miles y millones de peregrinos anónimos. Son peregrinos ilustres como Egeria, Santa Elena, San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola, Beato Charles de Foucauld o los Papas Pablo VI y Juan Pablo II.

3.- Peregrinar a Tierra Santa no será tanto la búsqueda milimétrica y científicamente indudable de los mismísimos lugares del Señor -la mayoría de ellos así contrastados ya por la historia, por la arqueología y por la exégesis bíblica y crítica- cuanto abrirse a su geografía, a su paisaje, a su paisanaje y a la dos veces centenaria tradición.

4.- Peregrinar a Tierra Santa es también contradicción, paradoja, hasta, en algunos casos, dolor y escándalo. Tierra Santa ha sido la porción territorial más disputada de la historia. Y así lo sigue siendo. Tierra Santa es santa y sagrada para las tres grandes religiones históricas. Tierra Santa habla de humanidad por sus cuatro costados. Y el peregrino tendrá que orar, contemplar, celebrar y venerar muchas veces desde el bullicio, las prisas, la precariedad, el cansancio, la extenuación, el bochorno, la esterilidad, el dolor e incluso el llanto.

5.- Peregrinar a Tierra Santa es tiempo y espacio para el encuentro, el diálogo, el afecto y el respeto por las otras Religiones, especialmente el Judaísmo y el Islamismo. Esta peregrinación supone también el esfuerzo por conocer sus culturas, tradiciones y expresiones actuales de las mismas.
6.- Peregrinar a Tierra es renovada ocasión para comprobar el escándalo de la división de los cristianos y para rezar y trabajar por la unidad de todas las Iglesias y confesiones que reconocen a Jesucristo, el hijo de Tierra Santa, como su Señor.

7.- Peregrinar a Tierra Santa es realizar un apasionante recorrido por la historia de la humanidad de occidente y del próximo oriente en los últimos tres-cuatro mil años. Es sumergirse en las culturas y civilizaciones cananita, israelí, babilónica, persa, helena, romana, bizantina, musulmana, cruzada, mameluca y otomana hasta llegar a los años entre guerras del siglo XX en que el País estuvo controlado por Gran Bretaña y hasta que en 1948 nace el Estado judío de Israel y surge después la Autoridad nacional de los a día de hoy territorios autónomos palestinos.

8.- Peregrinar a Tierra Santa es experimentar la necesidad de la paz, el don de los dones del Señor de Tierra Santa. La paz ha sido muchas veces una efímera quimera en Tierra Santa. Hoy también es débil, frágil, precaria, insuficiente. No es cuestión de dividir sus habitantes entre buenos y malos, entre opresores y oprimidos. Es cuestión de contribuir a su encuentro, a su reconciliación y a su común construcción de la paz. En este sentido, el muro de Belén y de la franja de Gaza y Cisjordania no es símbolo de paz, como no son los atentados suicidas. El peregrino a Tierra Santa debe testimoniar y servir a la paz.
9.- Peregrinar a Tierra Santa conlleva para el peregrino actitudes de esfuerzo, paciencia, espera, apertura, disponibilidad, solidaridad, fe, oración, capacidad de contemplación y de admiración, espíritu de búsqueda y sencillez y limpieza de corazón.

10.- Peregrinar a Tierra Santa es el quinto evangelio. Es el encuentro con el espacio que se encontró con la Santísima Humanidad de Nuestro Señor Jesucristo. Es entender lo concreto, cotidiano, grande, humilde, limitado, precario y hermoso de la Encarnación. Es dejar hablar a las piedras, a las montañas, a los valles, al lago, al Jordán y a los caminos de Quien por ellos estuvo, anduvo e hizo el bien. Tierra Santa es la patria de Jesús y es, por ello, la patria de los que queramos ser sus seguidores, sus testigos y sus discípulos.

amigos que me  seguis por el  blog  tambien estais invitados.
contactaros por: 
virgendelcastellar@gmail.com

2 comentarios:

  1. Que suerte poder ir a Tierra Santa, yo me quedaré con las ganas y me conformaré con ver fotos de esa tierra.Saludos cordiales pater

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes p. Milton Es un viaje Que tengo,pendiente pues desde pequeño he querido hacerlo.
    Además por rama materna corre sangre del país donde nació Cristo...y la sangre también tira ja ja.
    Un fuerte abrazo desde Gran Canaria.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI