Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

martes, 2 de diciembre de 2014

CAMINO DEL ADVIENTO 2014

El tiempo de Adviento nos devuelve la esperanza, dice el Papa Francisco


El Santo Padre dijo que “el tiempo de Adviento, que hoy de nuevo comenzamos, nos devuelve el horizonte de la esperanza, una esperanza que no decepciona porque está fundada en la Palabra de Dios. ¡Una esperanza que no decepciona sencillamente porque el Señor no decepciona jamás! 
Él es fiel, Él no decepciona. ¡Pensemos y sintamos esta belleza!”.


hoy no  escribiré  nada  compartiré  esta reflexión de un  sacerdote y periodista  Antonio Gil
Me acaba de llegar la primera felicitación navideña, con este titular: "Casaldáliga felicita las Navidades: Hay que nacer de nuevo, hermanos Nicodemos". 
Y su comienzo no puede ser más poético, más teológico y más provocador: "Sube a nacer conmigo, dice el poeta Neruda. Baja a nacer conmigo, dice el Dios de Jesús. 
Hay que nacer de nuevo hermanos Nicodemos y hay que nacer subiendo desde abajo. 
De esperanza en esperanza, de pesebre en pesebre, todavía hay Navidad. Desconcertados por el viento del desierto que no sabemos de dónde viene ni a dónde va. Encharcados en sangre y en codicia, prohibidos de vivir con dignidad, sólo este niño puede salvarnos". 
Estremecen las palabras del obispo emérito en su felicitación navideña. Pero la Navidad, en la liturgia eclesial, tiene como pórtico el Adviento, cuatro semanas dedicadas a su preparación. 
Preparar la Navidad es, ante todo, esperar la venida de Jesús para acogerlo en nuestra vida. Preparar la Navidad es, ante todo, reforzar nuestra honradez, nuestra humanidad, nuestra integridad y la sensibilidad ante el sufrimiento. Tiene una palabra clave que se desdobla y se repite: "vigilad", "estad alerta", "vivid despiertos".
 Y tiene también su decálogo que podemos confeccionar, seleccionando el espíritu de este tiempo de espera y de esperanza, de reflexión y de preparación.
 Primero, reconoce tu pobreza, tu vacío. 
Segundo, reconoce tu debilidad: tú solo no puedes alcanzar lo que tanto deseas. 
Tercero, no te acomodes a tu pequeñez: lucha por crecer siempre más. 
Cuarto, no te distraigas, no te entretengas, vive con el alma de puntillas. 
Quinto, sé persona de grandes deseos, no te conformes con las migajas de la mesa de la esperanza. 
Sexto, grita, suplica, llora, reza. Crece en el deseo, crece en el amor. El amor engendra deseo y el deseo enciende el amor. 
Séptimo, paciencia y perseverancia. Todo tiene su tiempo para madurar y todo se debe preparar. No seas caprichoso, ni ansioso. La espera aquilata y capacita. 
Octavo, no duermas, vigila, no dejes que tu lámpara se apague. 
Noveno, tambien la fe ha de estar despierta, siempre atentos a cualquier signo, voz o pisada.
Décimo, los ojos y los oídos bien abiertos.
El Adviento que hoy comienza desemboca en la Navidad. Monseñor Casaldáliga terminaba su felicitación con estas palabras: "Desde las periferias existenciales, con la fe de María y los silencios de José y todo el misterio del Niño, hay Navidad. Con los pobres de la tierra confesamos que El nos ha amado hasta el extremo de entregarnos a su propio hijo, hecho Dios venido a menos, en una kenosis total.
 Y es Navidad. Y es tiempo nuevo. Y la consigna es que todo es gracia, todo es pascua, todo es reino". 

Así proclama en su felicitación monseñor casaldáliga, abriendo a la humanidad los más hermosos horizontes de esperanza. 


Nada es fácil en esta hora, pero en nuestras manos está vivir en "adviento", es decir, "en espera", no con los brazos cruzados sino batallando por la verdad, el amor, la justicia y la libertad.
EL ORIGEN DEL ADVIENTO
 
Sobre el origen del adviento es preciso remontarse al siglo IV. “El Concilio de Zaragoza (año 380) habla de un tiempo preparatorio a la navidad, que comprende desde el 17 de diciembre, es decir, ocho días antes de la gran fiesta del nacimiento de Jesús, y obliga a los cristianos a asistir todos los días a las reuniones eclesiales hasta en día 6 de enero.
En Francia, San Gregorio de Tours, menciona un período de ayuno a celebrar a partir del 11 de diciembre, lo que confirió al adviento un carácter marcadamente penitencial… Nos consta en la Iglesia de Roma en el siglo IV una gran celebración de la fiesta de la navidad… Progresivamente, según se va enriqueciendo de contenido teológico el memorial de la , así se va diseñando el adviento como una auténtica liturgia.
San León magno, Obispo de Roma en el siglo V, piensa el misterio de la navidad como una preparación para la pascua: el pesebre es premonición de la cruz y la llegada del Mesías asumiendo la humanidad es evocación de la segunda venida del Señor, revestido de poder y gloria.
De ahí que, con el paso del tiempo, el adviento en Roma revistiera esa doble perspectiva y que se mantiene hasta el día de hoy: celebración de la parusía del Señor que ha de venir y también celebración de aquel misterio de Cristo, su salvífica encarnación, que culmina en el misterio pascual, realizado por la muerte y resurrección del Señor. Así, pues, adviento que en cuanto vocablo pagano no significa más que venida o llegada, o aniversario de una venida, asume un nuevo valor semántico: el de espera y el de preparación”.
ACTITUDES DE ADVIENTO
 “Vigilante espera”
“Prepararnos con alegría”
“Velando en oración y cantando su alabanza”
“Recibir al Señor en la fe, testimoniarlo en el amor
y esperar confiados en su reino”

6 comentarios:

  1. Gracias por traerme de la mano a este lugar de paz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que estos pasos previos nos lleven a un instante de paz duradera.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Estamos ya en el tiempo de preparación para el NACIMIENTO, hoy he puesto mi belén en casa y tengo esa ilusión inexplicable que nos regala el espíritu de la Navidad......feliz tiempo de Adviento pater. Saludos

    ResponderEliminar
  4. si pudiera creer sria maravilloso
    pero aun
    No puedo

    ResponderEliminar
  5. ya estamos en la espectación al parto P. Milton, Jesús va a nacer. Desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea te deseamos de corazón Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. Un fuerte abrazo.
    @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI