Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

viernes, 24 de octubre de 2014

PORQUE DUDAMOS??

https://www.facebook.com/news.va.es?fref=photo  
EN ESTE  ENLACE OS  INVITO A VER  EL VIDEO DEL PAPA  HABLANDO DE LAS  FAMILIAS  EXCELENTE

Encontré  estos dos  párrafos en el ciber espacio, siempre  buscando  lo que  nos puede  ayudar  a mejorar  cada  día  nuestra  modo de ver las cosas  y  sobre todo  tener una paz  interior.

Las luchas interiores que roban la paz del alma, ¿cómo vencerlas?

En el interior del corazón humano se produce una especie de lucha interna que puede ser difícil de mantener a lo largo del tiempo. Existe una dualidad interior que es reflejo de una rotura interna como bien se muestra en el caso de los sentimientos contradictorios, los remordimientos de conciencia y las dudas internas. Dudar con intensidad a lo largo de mucho tiempo puede llegar a ser muy agónico porque rompe la paz del espíritu.

Benditas  dudas, que a los hombres  nos hace  pensar mil  veces  y muchas veces nos hace equivocar, o quizá, queremos tener el  beneficio de la duda como decimos en alguna  confrontación.

¿Qué razón existe para demorar lo que sabemos perfectamente bien que podemos hacer? ¿De qué dudamos?.

 El fracaso en las acciones nobles y honrosas? De mi proceder frente a los  demás? De mi vida… que se torna muchas  veces dura?  De que si vale la pena vivir? De que si existe Dios? Y así podríamos seguir buscando muchas y muchas preguntas que a la vez  nos llevaría a un camino  infinito. Veamos que dice la real  academia española sobre la duda
-       Vacilación o falta de determinación ante varias posibilidades de elección sobre creencias, noticias o hechos.

-       La duda puede proyectarse en los campos de la decisión y la acción, o afectar únicamente a la creencia, a la fe o a la validez de un conocimiento. Si le antecede una "verdad" convencionalmente aceptada, la duda implica inseguridad en la validez de ésta.

Sin embargo, ¿quién dudará que vive, recuerda, entiende, quiere, piensa, conoce y juzga?; puesto que si duda, vive; si duda, recuerda su duda; si duda, entiende que duda; si duda, quiere estar cierto; si duda, piensa; si duda, sabe que duda; si duda, Juzga que no conviene asentir temerariamente; Y aunque duda de todas las demás cosas, de éstas jamás debe dudar; porque si no existiesen, sería imposible la duda". S. Agustín. La Trinidad, X,X,14

En filosofía, la duda escéptica equivale a la suspensión del juicio o entronización (dἐποχή / despojé) que trataban de provocar, con sus numerosos y a menudo sensatos argumentos, los escépticos antiguos (pirronismo). La duda supone un estado de incertidumbre: donde hay dudas no hay certezas. Si una persona duda sobre algo, no está seguro de la validez de esa cuestión. La duda es un límite a la confianza ya que, donde hay dudas, no existe la creencia en la verdad de un conocimiento.

Tenemos que aprender a ser el mejor amigo de nosotros mismos, porque con demasiada frecuencia caemos en la trampa de ser nuestro peor enemigo.",Roderick Thorp


La duda habría podido transformar a Cristóbal Colón en un grumete, a William Shakespeare en un cómico de la legua, y en un cantinero a Napoleón Bonaparte. 

Creo y estoy convencido que mucha gente tiene tantas dudas hoy en día que les convierte en prisioneros de ellos mismos. Partamos de la base de querernos para querer al otro, de valorarnos como personas  y sobre  todo recordar al  gran  Jesús de Nazaret  que hizo dudar a medio mundo con su manera de ser, con su manera de llamar a las personas menos  significantes para construir un reino de paz, justicia y caridad.

REFLEXION: DUDA
Un alpinista desesperado por conquistar la cima de una montaña inicio su travesía después de años de preparación pero quería la gloria únicamente para él, por lo que decidió subir solo.

La noche cayo con gran pesadez en la montaña ya no se podía ver absolutamente nada.

Todo era negro, cero visibilidad, la luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes. Al subir por un acantilado a solo unos pocos metros de la cima, resbalo y se desplomo por el aire, cayendo a velocidad vertiginosa. El alpinista en la caída libre sintió la terrible sensación de ser succionado por la gravedad, seguía cayendo y en esos momentos angustiantes le pasaron por su mente todos los episodios agradables y no tan agradables de su vida.

Pensaba en la cercanía de la muerte, pero de repente sintió un fortísimo tirón de la larga soga de seguridad que lo amarraba de la cintura a la roca de la montaña. En ese momento de inquietud, suspendió en el aire, el miedo lo invadió y no le quedo mas que gritar:

¡¡¡AYUDAME DIOS MIO!!!

De pronto una voz grave y profunda de los cielos le contesto:

¿Qué quieres que haga? Sálvame Dios mío

¿Realmente crees que yo te pueda salvar? Por supuesto Señor

Entonces corta la cuerda que te sostiene. Hubo un momento de silencio, pero el hombre con temor se aferró más a la cuerda.

Al otro día cuenta el equipo de rescate, que encontraron a un alpinista colgando, muerto y congelado con sus manos fuertemente agarradas a la cuerda.

A tan solo dos metros del suelo.

Y tu ¿Que tan aferrado estas a tu cuerda? ¿Te soltarías?

Hay momentos en nuestras vidas que nos encontramos en malos momentos o situaciones complicadas en las que necesitamos que la mano de Dios actué en nuestras vidas y vamos en busca de El. Pero muchas veces viene el enemigo a nuestra mente y nos llena de duda y dejamos que la confianza que tenemos hacia Dios disminuya.
Pero quiero decirte que no debes de permitirle a el enemigo que invada tu mente con ese pensamiento que no nos lleva a ninguna parte, más bien plántate firme en el Señor y confía plenamente en El que Él nunca te dejara ni mucho menos te abandonara.

Isaias 41:13 Porque yo soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha y te dice: No temas, yo te Ayudo.


La duda, un obstáculo para recibir respuesta
"Al instante Jesús extendiendo la mano; lo sostuvo y le dijo: Hombre de poca fe, ¿por qué  Dudaste?" Mateo 14:31.

"Viendo el pueblo vio que Moisés tardaba en bajar del monte, se acercaron  entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido" Éxodo 32:1.
La duda y el temor son los enemigos gemelos de la fe. A veces hasta usurpan el lugar de la fe, y aunque nos pongamos a orar, la oración que ofrecemos

está llena de inquietud, angustia y quejas. Pedro falló en su caminata sobre el mar de Galilea porque permitió que las olas al romper sobre él le  quitaran el poder de su fe.

Sacando sus ojos del Señor y mirando el agua

amenazadora a su alrederor, comenzó a hundirse y a pedir socorro angustiosamente.


Las dudas nunca deben ser permitidas, ni tampoco podemos dejar que nuestra mente "elabore" temores a su antojo. Ningún hijo de Dios debe hacerse martir del miedo y de la duda. El albergar dudas acerca de Dios, no da crédito a la capacidad mental de ningún hombre, ni el tal puede esperar recibir consolación con una actitud semejante. Debemos quitar los ojos del yo, de nuestra propia debilidad e inquietud; y permitir que ellos descasen solamente en el poder de Dios. "No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón" Heb. 10:35. Una fe sencilla pero firme, vivida día a día, disipará todo temor y sombra de duda. 



ENCONTRARAS A DIOS. 



En las horas de sombra y amargura 

cuando a solas estés con tu dolor 

si le buscas en la sombría noche 

ENCONTRARAS A DIOS.

6 comentarios:

  1. Interesantes reflexiones. Debo no obstante manifestar que en mi humilde opinión, la duda va unida al ser humano, y es la decisión acertada la que nos hace avanzar y crecer como personas.
    Cristo nos mostró el camino , y pese a ello, su apóstoles tuvieron muchas dudas, pese a estar en su presencia.......
    Los grandes santos, y no tan grandes, también las han tenido .
    Cristo en Getsemaní, tuvo mucho miedo y quizás dudó en algún momento (por eso tomó nuestra naturaleza para sentir nuestras mismas reacciones). Pero, lógicamente, venció su confianza en Dios.
    Actuando con sencillez y siempre de buenas ganas, las dudas se tornan en pilares potentes para repeler cualquier agresión que nos aceche.
    Gracias por esas magníficas reflexiones y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Mi estimado Armando la duda creo que es el eterno compañero del ser humano, como manifestas vos, hasta Jesus tuvo la certeza de la duda, y quienes somos nosotros para no tener dudas?
    obviamente que si nuestras ansias de conocer mas y mas el mundo y las cosas del mundo nos hacen pensar y nos hacen dudar de aquello al cual vamos a enfrentarnos.

    ResponderEliminar
  3. El ser humano es por naturaleza dudoso de todo de su propio valor personal y de lo que realmente puede hacer, asi como de todo lo que los demás pueden hacer para ayudarle o mejorar su mundo .
    besos

    ResponderEliminar
  4. Ante la duda está la fe que la vence y si esta se debilita pues la duda se hace más fuerte.......Es muy reconfortante saber que soy especial para Dios y que Él sabe lo que se hace así que a confiar en Él aunque a veces caigamos en la tentación de la duda y la desconfianza. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  5. Cuánta verdad, cuánta razón, cuánta reflexión y cuánta ayuda hay en estos textos. Gracias de todo corazón por unas palabras que nos acercan a Dios. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.
    @PepeLasala

    ResponderEliminar
  6. Hola, he venido a conocerte tras tu paso por mi blog.
    Me encuentro con toda la grandeza de tu Fe, con esa Fe capaz de mover montañas, de provocar sentires humanos, cálidos y bondadosos.
    No soy mucho de religión, pero no dudo en respetar a todo el mundo, apreciarlo en su valía y amistad.
    Gracias por venir.
    Un beso.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI