Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

sábado, 24 de mayo de 2014

EL CAMINO Y MIS PUERTAS

La vivencia comunitaria en nuestros pueblos se debe transformar con nuestra sola presencia. En cada uno de ellas, somos nosotros el manifiesto pensante y vivencial que testificamos el amor  misericordioso del amor de Dios.
Amigo bloguero, vos que entras a formar parte de esta grandeza desde tu rincón, vos que estas detrás de esta pantalla unámonos al corazón del Santo Padre de ser testigos de la nueva  evangelización en medio del  mundo. No es suficiente  solo escribir  necesitamos  gente que se  comprometa con la causa de Jesucristo.
Cada uno podemos hacer  grandes cosas, si convertimos  lo  ordinario en extraordinario.

Estamos ya cerca a culminar el tiempo Pascual, ¿cual fue tu propósito en este tiempo? Cómo experimentaste al Dios con nosotros en tu vida?
En el Evangelio que corresponde al sexto domingo del tiempo  pascual San Juan: Jesús anuncia el envío y la presencia de ese  Espíritu que prometió junto a los suyos.
Es el mismo quien nos anima día a día, hora a hora, a la iglesia en su caminar y es El el que esta presente en estos momentos, en nuestra celebración del domingo. La fuerza del Espíritu realizará también hoy el milagro cotidiano de transformar el pan y el vino en cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo.

Reflexión: LAS  PUERTAS DE LA  VIDA  

No salgas de la infancia apresuradamente.
Luego querrás recuperar esos años.

No entres a la adolescencia convencido de que dominarás al mundo.
La vida te llevará por caminos que todavía no sospechas.

No salgas de la adolescencia desperdiciando tu juventud.
La juventud pertenece a todos, pero no es de nadie, ni en nadie queda.

No entres en la madurez creyendo que has vencido todas las etapas y que el triunfo llegará mañana.
La felicidad, único triunfo, se encuentra en disfrutar todas las etapas de un camino, no al final de la ruta.

No recorras la madurez sin crear un tesoro del espíritu.
Los tesoros de la tierra no son herencia para tus hijos.

No salgas de la madurez convencido que has triunfado.
Tu triunfo lo me dirá el recuerdo que dejes.

No salgas de la madurez creyendo haber sido derrotado.
Algo habrás dejado por pequeño que sea.

No entres a la vejez creyendo que el destino te ha sido adverso.
Has sido tú quien lo ha elaborado.

No salgas de la vejez sin entregar tus consejos.
Otros infantes, otros adolescentes, otros maduros y otros mayores te han mirado y querrán imitarte.


Haciendo la obra de Dios
 Juan 6,25-35
Nuestra competencia proviene de Dios. —2 Corintios 3:5
Al levantarme para celebrar y predicar el domingo por la mañana, miraba a mi comunidad… ¡y veía que no había mucha concurrencia!

No hace falta un Daniel (Daniel 2:1, 19) o un terapeuta en sueños para interpretar la visión. Ésta salía de mi creencia de que todo dependía de mí. Erróneamente creía que, si no predicaba con fuerza y persuasión, la comunidad y la iglesia se vendría abajo. Pensaba que yo era el responsable de los resultados de la obra de Dios.

En los Evangelios leemos que algunas personas Le preguntaron a Jesús, «¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?» (Juan 6:28). ¡Qué audacia! ¡Sólo Dios puede hacer las obras de Dios!
La respuesta de Jesús nos instruye a todos: «Ésta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado» (v.29). Entonces, sea lo que sea que tengamos que hacer, ya sea enseñar en una clase de escuela dominical, liderar un grupo pequeño, contarle la historia del Evangelio a nuestro vecino, o predicar a miles, debemos hacerlo con fe. No hay otra manera de «poner en práctica las obras de Dios».

Nuestra responsabilidad es servir a Dios fielmente, donde sea que Él nos haya colocado. Luego, hemos de dejarle los resultados al Señor. Tal y como Jesús les recordó a Sus discípulos en Juan 15:5: «Separados de mí nada podéis hacer». —  el que  a a Dios  tiene  nada  debe  temer.  Legaran  grandes o pequeñas  tempestades, pero  el  amor de Dios  no se  separará jamás.

4 comentarios:

  1. Tras leer esta entrada he hecho un repaso a mi vida y no deja de sorprenderme lo rápidas que han pasado las diferentes etapas que ya he vivido y las cosas que pude haber hecho y no hice......Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bello y gracias por el consejo, cada uno de nosotros puede ayudar a transmitir el mensaje de Cristo y tratar siempre en lo posible de ayudar a los demás.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un post para la reflexión. Quiero aprobechar todos los momentos de mi vida para transmitir el amor a Dios.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI