Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

miércoles, 30 de abril de 2014

DISCÍPULOS DEL MUNDO ACTUAL

"Vayan y  hagan  discípulos mios"   "No tengan  miedo  yo estaré con vosotros".


En los tiempos que  corren, todos los cristianos  nos vamos  acostumbrando día  tras  día  a vivir  situaciones  que nos  llevan al  límite de la  respuesta, con  cuestionamientos a nuestra creencia  y  a nuestro forma de vivir; pero sin embargo los acontecimientos  siempre nos  preceden. Fijaros como la  historia, muchas  veces  pone en su  sitio a  personalidades y  medios que  se dedican a cuestionar a Jesucristo en medio del mundo.

La Iglesia se preparó para unas  canonizaciones?  Si.  de  dos  Papas  que muchos de nuestros contemporáneos conocieron  de alguna  manera  o  simplemente  escucharon hablar de ellos,  fijemos de manera  breve.

Juan XXIII (Angelo Roncalli) y  Juan Pablo II (Karol Wojtyla) han sido, los dos papas más carismáticos del siglo XX. 

Los dos dedicaron sus vidas no sólo a decir qué cosa es la bondad, sino a enseñar a ser bueno. Y no es una paradoja que en una época un poco triste, desolada, que ríe poco, estos dos Papas hayan mostrado tan elocuentemente el valor humano y espiritual de la alegría: son recordados por su constante buen humor.

Desde un punto de vista histórico, Juan Pablo II fue el Papa del fin del comunismo en la Europa del Este, y Juan XXIII fue el Papa del concilio Vaticano II y también el de la crisis de los misiles en Cuba.
El Obispo de Roma también afirmó que estos nuevos Santos no se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús. Fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia….. ambos fueron sacerdotes, obispos y Papas del Siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en estas cinco llagas; más fuerte la cercanía materna de María.

Esta esperanza y esta alegría se respiraban en la primera comunidad de los creyentes, en Jerusalén, como se nos narra en los Hechos de los Apóstoles (Cf. 2, 42-47) que hemos escuchado en la segunda Lectura. Es una comunidad en la que se vive la esencia del Evangelio, esto es, el amor, la misericordia, con simplicidad y fraternidad.


La imagen de  la Iglesia es ahora la iglesia de la Esperanza, con estas dos imágenes, con estos dos hombres, bien nos pueden servir como ejemplos, que se dejaron guiar por la  fuerza del Espíritu Santo, para así restaurar y actualizar nuestra iglesia.
No debemos  tener miedo de  buscar el  sentido de nuestra  Fe.

Y ésta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante sí. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia….. En la convocatoria del Concilio, San Juan XXIII demostró una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado, guiado del Espíritu. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; por eso a mí me gusta pensar en él como el Papa de la docilidad al Espíritu Santo.

En este servicio al Pueblo de Dios, San Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene.
El Sumo Pontífice ha destacado que Karol Wojtyla y Angelote Giuseppe Roncal, "no se abrumaron" porque "fueron dos hombres valerosos, llenos de la fortaleza del Espíritu Santo, y que dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia".
"Los santos hacen creer en la Iglesia"


Ahora  nos toca a cada uno de nosotros  vivir con alegria esta  gran  fiesta, una  fiesta que no podemos dejar que se termine con la  sola  canonización mas al contrario vivamos con fuerza y dejemos que el  Espiritu  de la Verdad nos  vaya  guiando en nuestro  diario vivir. 

3 comentarios:

  1. Podríamos decir, Padre Milton, que tenemos la satisfacción de haber conocido a tres Papas contemporáneos, ejemplos de fe y entrega, cada uno en su estilo, abriendo puertas para la unión de todas las religiones que conducen al mismo Dios, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. He tenido la suerte de haber conocido a estos dos nuevos santos, a San Juan Pablo I lo ví en persona en Zaragoza y a San Juan XXIII lo recuerdo perfectamente. Ahora pido a los dos que intercedan por todos nosotros ante nuestro PADRE común. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Dos Papas Santos y uno actual y vigente que seguro también lo será.

    Gracias padre Milton por mostrarnos estos Líderes de la Iglesia en donde habita el Espíritu Santo.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI