Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

sábado, 30 de noviembre de 2013

HIJOS DE LA ESPERANZA




Amigos míos hoy  os  escribo para  recordarles que hoy comenzamos  un tiempo maravilloso el Adviento  tiempo de la  dulce  Espera.
 
El Adviento es tiempo de preparación para ese momento.  Que nuestra vida sea un continuo Adviento en espera del Señor.  Así podremos ir “con alegría al encuentro del Señor”,  como nos dice el Salmo 121.
Estar preparados nos lo pide este Evangelio: 

“Velen, pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor”.  

ADVIENTO es tiempo de espera, tiempo en que aguardamos la manifestación de un gran acontecimiento: el nacimiento de Nuestro Salvador. Tiempo de espera gozosa y expectante ya que lo que esperamos es la llegada de nuestra Salvación. 
 
Es un tiempo importante y solemne, es tiempo favorable, día de salvación, de la paz y de la reconciliación, el tiempo del que estuvieron esperando y ansiando los patriarcas y profetas y que fue tiempo de tantos suspiros, el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre Eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado. 

Por eso la exclamación del profeta Simeón al tener ante sus ojos al Salvador tan esperado: "Ahora Señor según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu salvación, la que has preparado ante todos los pueblos. Luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel" (Luc 2: 29)

Adviento es el tiempo, que vivió la profetisa Ana, también en el templo, en oración y ayunos. Por ello, hablaba del niño a los que esperaban la redención de Jerusalén

Adviento es el tiempo de espera y preparación para las manifestaciones de Dios.

Siempre las manifestaciones del Señor requerirán de nuestra parte una especial preparación. Todo período anterior a una manifestación de Dios debe considerarse un adviento y vivirse como tal. Esperar sin preparar el corazón para el evento que se espera, es desaprovechar el tiempo de gracia que el Señor ha determinado para la humanidad.
 
Que es estar Preparados? Porque  tenemos que estar preparados? Acaso no hemos  sido hijos para no estar preparados? 

Estar preparados es mostrar nuestra colaboración sencilla: simplemente responder a la gracia para ser revestidos con las armas de la luz,  como son:  la fe, la esperanza, la caridad, la humildad, la templanza, el gozo, la paz, la paciencia, la comprensión de los demás, la bondad y la fidelidad; la mansedumbre, la sencillez, la pobreza espiritual, la niñez espiritual, etc.

Por tanto mi  amigo que  lees  esta  entrada, intentemos vivir  el adviento con la alegria de sabernos hijos, esperemos con regocijo ese momento de  contemplar al Enmanuel.  Que nuestras acciones  en medio del mundo  sean  para  bien de los demas, un constante testimonio de vida asi  podamos  contagiar nuestro ser de  cristianos.


 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

PORQUE BUSCAR EL SENTIDO??



Primero que nada GRACIAS  GRACIAS A TODOS AQUELLOS QUE ME LLAMARON O ENVIARON MENSAJES DE APOYO DURANTE MI ESTADIA EN EL HOSPITAL POR LA OPERACION DE MI HOMBRO EN SERIO GRACIAS.

A veces uno creo estar solo, sin darse cuenta que existen personas que estan  a su  alrededor, y acompañado por Dios - Padre que  nunca  nos abandona.




PORQUE BUSCAR EL SENTIDO?
 
El arte de la amistad, en su forma más básica,
es amor solícito. 

Estas cortas palabras son el resumen de mi estadía en estas  tierras aragonesas, por tanta gratitud y acompañamiento solo  me toca decir que bueno es tener amigos con quienes compartir. Aunque a veces algunos quieren romper esos lazos de amistad.

Porque el Ser humano  tiene que buscar  el sentido a todo lo que hace?
 
La primera fuerza o necesidad que el hombre experimenta ya desde su  adolescencia, es la de encontrar un sentido a su propia vida. La voluntad de placer, de gozar de la vida, no es la fuerza fundamental del hombre, no es la que puede explicar toda la historia de la humanidad y de cada hombre en particular. Tampoco la voluntad de afirmarse y de ser alguien en lasociedad es la última y más importante tendencia del hombre.
Lo que en realidad el hombre más necesita es encontrar un sentido a su existencia, ubicarse en el mundo del porque y saber si todo tiene un sentido, o en cambio es solo una promesa que nunca se realizara.
El hombre es capaz de vivir e incluso morir por sus ideales y principios, pero no puede inventar el mismo estos ideales. No podemos como nos propones Sartre, inventar nosotros el sentido de nuestra vida. Podemos descubrirlo, no inventarlo.
La vida del hombre no es, pues, un estado de satisfacción, sino una tensión, un conflicto, una lucha para descubrir una solución al problema fundamental.

El hombre es esencialmente esta tensión entre el tedio y el deseo. Experimentar el vacío la pérdida del sentido de la vida es lo que constituye la angustia existencial del hombre..
A veces, el hombre quiere huir de esta realidad y compensarla con el dinero, con el sexo, droga, libertinaje y la actividad frenética.
 
"Vale la pena todo esto ...?  Entonces  en este  camino que  llevamos vale la pena creer?  Vale la pena el  tener  Fe?  Vale  la pena el vivir en la Esperanza? Y sobre  todo  vale la pena el ser Caritativos  los unos con los  otros?

El hombre se encuentra con la trascendencia y esta siempre abierto a ella con una perspectiva ultima. Es inevitable, es natural y espontaneo que el hombre se pregunte por una realidad que esta más allá de lo percibido, de lo temporal o contingente.
El hombre, según el plan de Dios se ubica en el universo según esta relación:
  • Como "yo" personal: se relaciona con lo demás, con el mundo y con Dios.
  • Como "comunidad": que no es la suma de los individuos sino algo nuevo, se relaciona con las personas individuales, con las cosas y con Dios.
  • Las cosas no están en relación directa con Dios porque El las creo para el hombre y las confió a su responsabilidad.

La vida humana tiene sentido, la persona es un fin, no es medio subordinado como instrumento para algo superior. La curva de la vida biológica, no coincide con el crecimiento y desarrollo de la persona. La curva de la vida se constituye en parábola, porque nace, crece, se desarrolla, madura, envejece y muere. La muerte coincide con la vida porque el hombre va muriendo cada segundo, su vida es mortal.
 
En resumen: El hombre  debe  caminar por  así decirlo en un sentido en el que  prevalezca el      NOSOTROS  y  tratar de  vivir  de acuerdo aquello que nos lleve a experimentar la  FELICIDAD  desde  donde me  encuentre; cada personas es  importante a los  ojos de Dios, con sus  dudas  y  sus  aciertos; no olvidemos  nunca  eso que  somos  HIJOS DE DIOS a  Él nos debemos, de  El  vinimos  a El Vamos.
 
La amistad es estar dispuesto a dar sin pensar en recibir nada a cambio, a prestar tu apoyo cuando el otro está débil, a darle tu sonrisa cuando él ha perdido la suya.
La amistad es la fusión de dos almas individuales para formar un espíritu completo, con un lazo común de amor y abnegación.


viernes, 1 de noviembre de 2013

PUEDO SER SANTO???



Hoy en día hablar de santidad resulta poco menos que chocante para la sensibilidad moderna, tan ocupada en asuntos más importantes. El dinamismo secularizante de nuestros tiempos ha relegado la santidad al campo de lo mítico e incluso de lo anecdótico. Los santos aparecen como seres cuasi legendarios, cuyas pálidas imágenes adornan los oscuros rincones de las iglesias.
 
Para muchos bautizados el tema de la santidad se presenta no menos distante y ajeno, como un ideal muy digno y encomiable, pero totalmente lejano e inalcanzable. Existe, sí, una profunda veneración y respeto hacia aquellos hombres y mujeres que hicieron de su vida cristiana un testimonio heroico de virtudes, pero también se les percibe como un grupo de elegidos, una suerte de aristocracia espiritual para quienes están exclusivamente reservadas las altas cumbres de la unión con Dios.
 

Sin embargo, el Concilio Vaticano II nos recuerda una verdad fundamental, siempre presente en la vida de la Iglesia pero que hoy en día adquiere una especial resonancia para los hombres y mujeres de nuestro tiempo: "Todos los fieles cristianos, de cualquier condición y estado, fortalecidos con tantos y tan poderosos medios de salvación, son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el mismo Padre" (Lumen gentium, 11).
 
¡Sí! ¡Todos estamos llamados a ser santos! Dios mismo "nos ha elegido en Él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor" (Ef 1, 4). Ése es el camino de plenitud al cual nos invita el Señor Jesus: "Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial" (Mt 5, 48). No basta, pues, con ser buenos, con llevar una vida común y corriente como todo el mundo, sin hacerle mal a nadie. El Señor Jesús nos invita a conquistar un horizonte muchísimo más grande y pleno: la gran aventura de la santidad. Ésa es la grandeza de nuestra vocacion: "Porque ésta es la voluntad de vuestro Dios: vuestra santificación" (1Tes 4, 3).

Por tanto  podremos de decir que  Santidad es caminar  a imagen y  semejanza de Dios, un  Dios humano y Divino, un  Dios misericordioso que nos permite  equivocarnos y  nos  permite  aprender  de cada  uno de ellos para ser mejores  y  sobre todo  caritarivos con el Otro.
 
No podemos  quedarnos  indiferente ante la  adversidad que se presenta en contracorriente  aquello que nos  aleja del Amor De Dios esa  es nuestra meta  esa  es  nuestra posibilidad de  ser  hombres y mujeres de la  Esperanza  de un mañana  mejor.
Santidad no son  las  estatuas  de los  templos, ellos  simplemente nos  recuerdan  a la persona que  paso por el mundo haciendo el  bien,  santidad es vivir con alegría  ese  amor  entregado  a los  hombres para vivir en libertad, paz, justicia y sobre todo caridad  para con el prójimo; solo  ahí podremos decir que santidad  ser parte del cuerpo místico de Cristo.
 
Recordemos a Santos del  hoy: Juan Pablo II, Madre Teresa de Calcuta, San Francisco de Asís, pero sobre todo  a los santos anónimos que no están en los  altares y que puede ser que sean  nuestra padre, nuestra madre,  nuestro  hermano, nuestro vecino, son ellos también  santos?  Pues  si  ellos  también  son Santos. Por eso en el Credo  decimos  Creo  en una  iglesia católica y apostólica pero también es  pecadora, eso no debemos  olvidarlo.

Solo  deciros amigos  que  seamos  hombres  virtuosos que vivamos desde la FE, CARIDAD Y  ESPERANZ y a buscar el  equilibrio constante en nuestro andar por el mundo, hoy más que nunca os necesitamos a vosotros que sois  imagen viva del Dios con nosotros. Por esto no solo es para  curas y monjas  también para cada uno de vosotros que  sois y participáis del  pueblo santo  de Dios.
 



GRACIA Y LIBERTAD
La santidad aparece ante nosotros como un apasionante desafío. Se trata de un largo camino por recorrer, no exento de dificultades. Ser santos no es algo fácil. Nunca lo ha sido. Pero tampoco se trata de algo imposible, pues es la fuerza de la gracia la que nos guía y sostiene.

OTRO DIA OS COMPARTIRE UNA REFLEXION  DE MI PEREGRINACION HACIA TIERRA DE JUAN PABLO II