Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

miércoles, 17 de abril de 2013

ALEGRIA DE LA PASCUAS

Caminamos? que te parece  si  damos  paseo por las  orillas del Ebro, alli donde  el  agua  corre de forma  lenta.  quieres compartir conmigo  tus  dulces  sueñós  y  tus  amargas  tristezas?
Que te parece  si  damos ese  paseo que nunca  dimos?
ahora que la  gente  ya esta, en las terrazas  compartiendo  cada uno de sus  historias, pero la pregunta del millon, de  las  mesas  existentes  en el mundo  entero, en cual  de ellos estara  presente  "El Dios  escondido?
vaya  por Dios, ahora si  nos  quedamos  en el  camino  sin poder  caminar porque  olvidamos al  invitado,  aquel que nos hace  respirar  y nos hace  mirar con esperanza  a cada  uno de los que nos aman y  a los que  amamos.
Hemos  olvidado al  resucitado que  se habia engalanado para salir, pero sin darnos cuenta  lo  hemos dejado  en el  rincon de nuestra  nostalgia  y  el  rincon de nuestro  olvido.
Dicen que Dios  ha  resucitado, pero  la gente sigue  caminando  con la  cabeza  agachada  sin poder mirar para  adelante................sera que de verdad  resucitado  o  es simple  idea  mia?

Mi  Fe  me  dice que  ha resucitado y que esta conmigo, yo lo  siento  cada  vez que  voy  a recorrer las calles  y  cada  vez que  comparto  la  eucaristia, cada  vez que   me encuentro  con los que son y  no son hijos de Dios,  porque para  mi  en cada  ser  humano  que  se  tropieza conmigo  esta Dios  mismo.
 
En la Resurrección de Cristo se apoya la esperanza de nuestra propia resurrección. La Pascua es la fiesta de nuestra redención y, por tanto, fiesta de acción de gracias y de alegría.

Los Apóstoles son, ante todo, testigos de la Resurrección de Jesús (Hechos 1, 22; 2, 32; 3, 15). Anuncian que Cristo vive, y éste es el núcleo de toda su predicación. Esto es lo que después de veinte siglos, nosotros anunciamos al mundo: ¡Cristo vive!

Y esto nos colma de alegría el corazón. La Resurrección es el argumento supremo de la divinidad de Nuestro Señor. “Esta es la gran verdad que llena de contenido nuestra fe. Jesús, que murió en la cruz, ha triunfado de la muerte, del poder de las tinieblas, del dolor y de la angustia: en Él, lo encontramos todo: fuera de Él, nuestra vida queda vacía”  Es Cristo que pasa).

El mundo había quedado a oscuras. La Resurrección es la gran luz para todo el mundo: Yo soy la luz (Juan 8, 12), había dicho Jesús; luz para el mundo, para cada época de la historia, para cada sociedad, para cada hombre. La luz del cirio pascual simboliza a Cristo resucitado. Es la luz que la Iglesia derrama sobre toda la tierra sumida en tinieblas.

La Resurrección de Cristo es una fuerte llamada al apostolado: ser luz y llevar luz a otros. Para eso debemos estar unidos a Cristo. “Instaurare omnia in Christo”, da como lema San Pablo a los Cristianos de Efeso (Efesios 1, 10); “hacer que todo tenga a Cristo”, llenar el mundo entero con el espíritu de Jesús, colocar a Cristo en la entraña de todas las cosas: esta es nuestra misión de cristianos, proclamar la Realeza de Cristo en todos los lugares, tiempos, circunstancias y encrucijadas de la tierra.

Entonces  amig@s mios   quieres  verdaderamente  resucitar con aquel  que  vino  al  mundo  a estar en medio de nosotros  del  que tan bellamente  san  lucas  termina sus  escritos  diciendo " paso haciendo el  bien"
 
Os  invito que no tengamos  miedo de ser  cristianos,  ayer  les decia  todo  esto a  los  jovenes en el colegio, en cada  gesto y palabra de nuestros  jovenes esta  la presencia  de Dios,  si nosotros los  grandes  les  transmitimos con amigos cada  palabra  ellos  sabran  escuchar, de ello  doy  FE.

La experiencia de estar con el Resucitado y de gustar la vida burbujeante que de él emana como ríos de agua viva, nos hace decir que ¡cada día debe ser resurrección! ¡Cada día debe ser un anunciar la alegría en medio de la opacidad de la sociedad que vive el camino de ida a Emaús!. Esta experiencia y como dice Bruno Forte “hace que el miedo de los discípulos se transforme en coraje y ellos se conviertan en unos hombres nuevos, capaces de amar la dignidad de la vida recibida como don por encima de la vida misma, dispuestos al martirio” (Forte, B. ‘Trinidad como historia, ensayo sobre el Dio cristiano’. P. 33).
 

4 comentarios:

  1. Gracias Padre, la fe es nuestra fortaleza, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. El problema es una falta de fe, de vivir de verdad el amor que se derrama de Dios en nosotros, de saber más que conocer,en reconocer que vive en nosotros y entre nosotros. Cuando no se tiene a Dios por nuestro amigo, en Aquel que le hablamos de tú a tú,caemos en la indiferencia y le negamos su existencia y se suele dar la culpa a Dios de todas las penalidades y sufrimientos que nos acontecen, una total incoherencia, se le niega y al mismo tiempo se le acusa de todos los males.
    Avivar la fe, es una tarea de conocimiento espiritual y no intelectual, aunque esta última, no hay que desdeñarla.
    Gracias.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Como dijo Leon Tolstoi:
    "No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Colocar al señor entre nuestras cosas.Me ha encantado tu texto de fe...

    Feliz fin de semana..

    Saludos...

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI