Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

miércoles, 6 de marzo de 2013

CAMINAMOS EN LA SOMBRA??

 Hace algunos  dias,  me  encontraba  en el  bar tomandome un  cafe, y  ahi  escuche una afirmacion muy  profunda, pero al mismo  tiempo  muy  disoparatada decia: " los hombres de hoy  vivimos en nuestras sombras, de ellas dimanan los  miedos y  los egocentrismos"  cuando oí  semenjante afirmacion, me dije a mi  mismo  madre mia, que es  esto  es tanto asi  la  cuestion?  o sera  posible qu e mi  sombre  es mi  Yo,  sin darme  cuenta?
Cuantos vivimos  con nuestros miedos? pero  sin vivir  en la sombra? cual es el potencial  del  hombre  en su  vida para  dar  una  respuesta que le  favoresca  a este gran  cuestionamiento?.
Asi  empece a  indagar y encontre  algunas  cositas interesantes que nos pueden  servir.


No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor. (Plutarco)

Vivir con la sombra explora de modo revelador y accesible el misterioso lado oscuro de la natualeza humana, un eterno tópico en la literatura, la leyenda y la psicología. Caluroso y comprensivo,... ayudándonos encontrar sentido al sufrimiento.

«la verdadera libertad consiste en contactar con el Yo-mismo, que es a la vez divino y diabólico, sagrado y profano. Vivir con la sombra permite ir destapando las capas del alma hasta alcanzar la pureza del Ser que se halla dentro de cada uno.»

 Que el lado oscuro se convierta en nuestro amigo o enemigo depende en gran parte de nosotros. - escribió Marie Louise von Franz, la colega y confidente más íntima de Jung -.  El lado oscuro no tiene por qué ser siempre un adversario.  De hecho, es igual a un ser humano con quien debes llevarte bien, a veces cediendo, a veces resistiendo y otras veces dándole amor, dependiendo de lo que la situación requiera. El lado oscuro se vuelve hostil cuando es ignorado o malinterpretado.   Vivir con la mente y el corazón divididos es como tener dos campos de batalla en tu interior, cada uno lucha por nuestro poder de decisión.  Cuando actúan por separado, el corazón y la mente están incapacitados;  la mente tiende a ser hiperracional y, el corazón, demasiado emotivo.  Este desequilibrio de fuerzas fragmenta tu poder.  Y al igual que una nación en la que facciones enemigas están en guerra constante, cuando nuestra naturaleza se divide corre el peligro de ser dominada por el miedo.  Como Jesús dijo: "Si un reino está dividido contra sí mismo, no puede perdurar" (Marcos 3,24).
 
 En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.

Y en terminos  sencillos  escuchamos  hablar  a nuestros  vecinos  o  porque no decirlo a los  hijos  e  hijas, que  siempre esta la pelea de " siempre estoy a la  sombra de mi  hermn@? porque no  me  tomais  encuenta? dejadme  en paz....  estas  apreciaciones  solo nos remiten a ver  la  inseguridad que  cada persona  vive en su ambiente, todo  por  querer ser  del monton ... me  explico? vamos a ver  los  jovenes como  tambien las personas  mayores, siempre estamos  pendientes del que diran y del  que  haran los demas para que yo tambien pueda hacer  lo mismo  que  ellos, asi no vivo en la sombra de...  Por tanto  cada  uno  nos convertimos  en unos  pequeños  robots, que estamos  imitando  lo que hacen los  demas,  todo  por  no querer  ser distinto que seria  lo mas  loable para el  ser  humano. La adulación es como la sombra no nos hace ni más grande ni más pequeño.
  
Si alguien te ama, ámalos tu también no porque ellos te aman sino porque te han enseñado a amar y a abrir tu corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la vida. Haz que cada día cuente y aprecia cada momento además de aprender de todo lo que puedas, porque quizás más adelante no tengas la oportunidad de aprender lo que tienes que aprender de este momento. Entabla una conversación con gente que no hayas dialogado nunca y actualmente escúchalos y presta atención.
 

REFLEXION:

 El árbol frutal y la rama respondona
Había una vez un árbol frutal con un enorme tronco y dos grandes ramas que brotaban de él. Con sus fuertes raíces, se hundía en el suelo y se agarraba fuertemente a las entrañas de la tierra.
Cuando soplaba el viento, el árbol se inclinaba y las ramas se torcían.
El viento chocaba con sus sacudidas contra el árbol y parecía que iba a arrancar las ramas y que éstas iban a volar tras él….. Hasta se podían oír, si se escuchaba bien, los gemidos y suspiros de las hojas, al ser abofeteadas por el viento.
Pasado el temporal, todo volvía a la calma. El árbol se levantaba otra vez como si nada hubiera sucedido y se mostraba feliz y contento, orgulloso de sus ramas, del follaje y de sus frutos grandes y maduros.
Todo iba muy bien hasta que un día… una de las ramas, muy presumida y harta de ser sacudida continuamente por el viento gritó:
¡No hay derecho! A mí siempre me toca recibir todas las bofetadas del viento. Siempre me toca perder las hojas de mi vestido cuando sopla fuerte.
Además, siempre es el tronco quien recibe las alabanzas y los saludos cariñosos de las personas. ¡Claro!, el se agarra fuertemente al suelo con sus raíces y, como si nada…. En cambio, yo… Hace frío… yo le abrigo con mis hojas y ramitas, hace calor y yo cubro su cuerpo con mis hojas, hace viento…., Yo tengo que inclinarme y casi muero constipada. Además a mí siempre me cortan mis ramas cada otoño, me podan y me dejan medio desnuda….¡Que vergüenza paso en el invierno! ¡ Y que frío cuando cae la nieve! … Luego llegan la primavera y el verano… Y, cuando tengo los frutos, vienen los hombres y me arrancan mis hijos. Me los quitan y me los arrancan sin cuidado alguno.
¡Si al menos pidieran permiso! Pero, ¡Ya! Siempre hablan del tronco y con el tronco "Que si es un tronco muy alto, muy grande, muy resistente…" Hasta los enamorados escriben sus nombres dentro de un corazón en su corteza… ¡Ah!, Esto se acabó. Me divorcio de éste árbol ¡Se acabó!.
Y, un día de fuerte ventolera, aprovechó un bullido del viento para darse un estironcito y ¡Zas!, se desgajó del árbol. ¡Ay, que feliz se sentía!. Al fin era libre.
Era ella, sólo ella. ¡Cómo reía, al notar triste al árbol y verle llorar!.
Porque el árbol lloraba. De la herida producida al desgajarse la rama, caían unas lágrimas silenciosas… ¡Y como se reía la rama…! Hasta que, de repente, se dio cuenta de que la faltaba la respiración. Quería respirar y no podía… Se dio cuenta que las hojas se volvían amarillas, se arrugaban y caían muertas y podridas. También sus frutos se estaban secando y pudriendo… Y notó cómo, sin estar unida al tronco, no valía para nada, no tenía vida.
Entonces, quiso llorar, pero no pudo, no le quedaba ninguna lágrima. Se había secado y ya no era ni una rama.


EXPERIENCIA HUMANA:

Si aplicamos el relato a cada uno de nosotros mediante una lectura (ver que sentimientos nos sugiere y adónde nos lleva, que nos hace pensar, etc.) descubriremos muchas de nuestras actitudes personales que a la vez son colectivas, a todos nos paso un poco lo mismo.
A veces quisiéramos ser como el árbol, estar en la vida seguros, contentos felices… saber resistir a las dificultades y volver a vivir serenos. Pero somos como la rama, queremos ser nosotros mismos por encima de todo, creemos que siempre nos toca la peor parte, nos quejamos de lo que nos ha tocado en suerte, nos gustaría vivir sin contrapisas, prescindimos de los demás, rompemos con aquello que nos da sustento.
Lo malo es que lo hacemos sin darnos cuenta de las consecuencias y no notamos que nos hemos desgajado hasta que sin saber por qué, pero ya no es posible el injerto ni el trasplante y perdemos la identidad.
Hay una clave, no podemos dar fruto sin entroncarnos en el núcleo común que nos hace humanos. De otra forma, no podemos ser nosotros mismos -ni podemos ser cristianos-, si no contamos con los demás.

 

12 comentarios:

  1. Una reflexión muy profunda y que nos tendría que hacer pensar en si somos esa rama y si descubrimos que sí, buscar rápido la manera de quitarnos de encima esa imagen de rama, cómo bien dices hay que formar parte de ese núcleo común que nos hace humanos.Tenemos que vencer también nuestros propios miedos, ser valientes y actuar en la vida sin la preocupación del que dirán pues es más importante ser uno mismo y libre que ser esclavo de lo que diga cada cual ya que es imposible agradar a todos y una auténtica locura guiarnos por lo que puedan decir tratando de quedar bien aún a sabiendas de no actuamos según nuestra forma de ser.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por todas estas reflexiones, somos luz y sombra tratando de sobrevivir, una única sugerencia, la letra en azul sobre el árbol y el fruto que responde, no pude leerlo porque me daña la vista, tal vez se podría cambiar el fondo, gracias un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por visitarme. Me ha encantado este blog y, el texto es excelente y sabio para la reflexión.¡Qué Dios nos bendiga a todos!

    Besos. María

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante reflexión, no quiero ser esclava de las sombras ni del temor, que en mi germine los frutos que alcancen la eternidad al hacer el bien y dar amor.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias por compartirnos esta entrada con tanta sabiduría que motiva a una verdadera reflexión, pero más que todo ayuda a comprender cosas que cuando las experimentamos en carne propia, no sabemos cómo. Esto ayuda mucho, sin duda.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Muy sabia y profunda reflexión.Siempre me ayudan sus reflexiones. Unidos en el Señor.
    Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Padre por el cambio en el color de las letras, sabia reflexión ese cuento, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Le doy las gracias por su entrada que nos invita a reflexionar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante reflexión,laboriosa para saberla explicar sencillamente para todos.
    Nunca he dejado que mi vida se ocultase en la sombra, vivo en la palma de mi Dios,feliz y aunque vengan problemas, nunca me asusto, pienso como resolverlos a su lado.
    Gracias
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  10. Una copla popular dice: a veces sigo a mi sombra.... a veces viene detrás.... pobrecita si me muero....con quien va a andar.

    Solo eso se me ocurre decir, porque la entrada es impresionante y creo que , con Diosito al lado, no se debe temer

    ResponderEliminar
  11. Estupenda reflexión .

    Muchas gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Excelente reflexión da mucha iluminación nuestra vida unida a Dios no tiene ningun sentido.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y REZA POR MI