Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

miércoles, 29 de agosto de 2012

LA ESPERANZA

La esperanza no es fingir que no existen los problemas, es realmente la forma más exacta de encontrar las soluciones, que nos brinda la vida cotidiana.

Es la confianza de saber que estos no son eternos, que las heridas curarán, y las dificultades se superarán. Es tener fe, es una fuente de fortaleza y renovación absoluto de nuestro interior, la que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz.



Cuando el amor profundo de tú vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas..... el mensaje no es que no te lo mereces..... el mensaje no es que no eres importante..... el mensaje es que tú mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas ó esperas, no lo veas como rechazo ó mala suerte.... simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas obtener de la vida.





La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras distintas ó diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía, comprensión, ternura. Otros sobrevivimos día a día, semana a semana, mes a mes, y de año a año. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos con alegría, que la vida , con sus constantes alegrías, y sus penas, debe ser vivida a plenitud día a día.

Aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riquezas y siervos los cuales nos sirven a plenitud ó en una choza humilde, ó luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el poder absoluto de estar totalmente satisfechos, y vivir una vida con verdadero significado.


Día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, tenemos ese poder absoluto, gozando cada momento que nos ofrece la vida, y regocijándonos de cada sueño. Porque, cada día es nuevo y flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros más anhelados sueños, en un mundo futurista.

¡CADA DÍA ES NUEVO, Y SI LO VIVIMOS PLENAMENTE, PODREMOS REALMENTE GOZAR DE LA VIDA Y VIVIRLA A PLENITUD, Y REALIZAR NUESTROS MÁS ANHELADOS SUEÑOS FUTUROS!

Tu amor ha sido mi esperanza, he esperado en silencio y en calma, la llegada de este amor… Guardo tantas esperanzas en mi pecho que no cesa de latir emocionado.
 
 
Despues de haber  reflexionado  sobre  si  reconciliarse ?  olvidarse?  creo que  nos  viene  bien  pensar  un poco  en este  tema  maravilloso  llamado  esperanza, es a al que nos acogemos muchos  a no  desfallecer a  no  buscar  escusas que nos  hagan perder el  momento  vivido  y la  esencia de la vida  misma. Jesus  hable  de no perder la esperanza, hablo a todas aquellas  gentes que no  veian  hacerse  realidad  sus  sueños,  sus ancias de libertad, por  ello  el mismo se  dio como  comida, "yo  soy el  pan de vida" ahi esta nuestra  esperanza  en  creer  que algo  nuevo sucedera en  nuestras vida.
Pero  tambien  somos  cabezones muchas  veces,  cuando  tenemos la oportunidad de  disfrutar  no lo queremos hacer,  y cuando hemos  metido la pata hasta  el  fondo y no  tiene  solucion  ahi es  cuando empzamos  a lamentarnos  de lo  perdido, eso tambien es  cierto  por ello  amigos cibernautas es  preciso que  la  esperanza  nos  ayude  a vivir  con Fe y  que  Creamos  con Valentia.

y  termino con este  grafico que  puede  resumir  este  tema....para  aquellos que  algun  dia perdieron la  esperanza  de seguir  creyendo  " La esperanza se define como uno de los sentimientos más positivos y constructivos que puede tener un ser humano. Ya sea a partir de un sustento lógico o en base a la fe, quien tiene esperanza considera que puede conseguir algo o alcanzar un determinado logro. La esperanza es aquel sentir que hace que un individuo construya hacia un futuro cercano o lejano una situación de mejoría o de bienestar. "Tengo menos de lo que esperaba; pero tal vez esperaba más de lo que debía esperar"   yo te  seguire  esperando......



martes, 21 de agosto de 2012

RECONCILIARSE ? OLVIDARSE? CUAL?

Cuando  apenas empezamos a caminar  lo primero que nos  enseñan, es a perdonar  o no mentir, no  robar, no faltar  el  respeto (este ultimo muchas veces  ya  perdido en nuestro  tiempo)...
hace unos dias atras hablando con unos amigos que se  casan, tuve la bella  sensacion que todavia  existen  personas con  valores  cristianos y muy  bien cimentados, que  con ellos  si  se puede  contar,  que se  casan porque estan convecidos  de su  fe, y  que cada  gesto y palabra  que  vierten es  porque sienten.

Entonces  en aquella  conversación  tan  amena el  tema  en cuestion fue,  reconciliarse con aquel que  quiere  olvidarte?  o simplemente  olvidar  todo  aquello que nos van  haciendo en la vida?. Cual de los  dos  nos puede  servir mas para  seguir  caminando? como podemos  descubrir  ese  horizonte de alegria  que  existia  entre ambos, ahora que se  rompio y no se puede,  tan facilmente, unir  los  pedacitos,  no se  si  la  solucion  es  el  callar o  seguir  en  el anonimato, no lo se...
Pero  quiza la reconciliación  puede  resultar  mas llevadero  si de las  dos partes  existiera  algo de voluntad; no les parece que  la  reconciliación  es la  expresion mas  bella  para  el hombre?  me parece que  si...  cuando  el  hombre  se  reconcilia, hace  a su  vez  la presencia  viva de la  paz  interior, nos hace  ver  cuando  vulnerables  y  cuan sabio  puede  ser  el  Padre  Dios para  hacernos  dar  cuenta de nuestras  equivocaciones.
Si amigo  mio es  imprescindible que  sepamos  reconocernos pequeños  ante la mirada de  aquel que nos ama tanto  mucho mas de lo que  imaginanos, aunque muchas  veces  no  sabes  cuanto nos amaba  y que nos  buscaba  dia tras  dia mas  y mas  a cada uno, pero nosotros  oidos  sordos como si nos  existiera.
Reconciliarse  es  quererse un poquito no  callarse  o enmudecerse, es decir la  verdad  antes que un gran Silencio que  eso  atormenta...

Ya basta de restregarnos la herida! Hay que salir de ese estado, no es bueno ni para tu propia salud ni para la de quienes te rodean. Tus penas las llevas grabadas en tu cara y lo único que logras así es alejar a la gente buena que tienes a tu lado, porque en esos momentos sólo ves por ti, por lo que estás pasando, sin darte cuenta que quizás la solución esta más cerca de lo que piensas.
Hay mucha gente que ayuda a personas heridas como tú, hay profesionales que te ayudarán a salir adelante, pero debes querer esa ayuda, tener una buena actitud frente a los problemas,debes poner de tu parte y tratar de dejar de lado todo aquello que te está dejando sumida en el dolor


Debes dejar de mirar atrás
Ámate, pero ÁMATE BIEN. Sacúdete la pena que tienes, vuelve a mirar la vida con más OPTIMISMO, vuelve a creer en los sueños, porque si no lo haces tu vida será en vano. Por muy mal que la vida te trate, nunca dejes de soñar, porque son esos sueños los que mañana te harán brillar.

Sabeis  amigos  reconciliemonos  y  recordemos  que  el  primero  que hizo  posible que nos  valoraramos fue  Jesus, el que no tenga  pecado  que  tire la  primera  piedra, o mejor  recordar  esta  frase que  encanta  AMA Y  HAZ LO QUE  QUIERAS.

Tiene razón. Si uno se acerca a la ciencia y a la religión como sistemas lógicos que deben ser reconciliados racionalmente, entonces la reconciliación es muy difícil. En particular, si uno se aproxima a una religión científicamente, como un conjunto de proposiciones lógicas (y nada más) y los considera como muchos puntos de datos (y nada más), entonces la reconciliación es probablemente imposible. Incluso si no es así, cualquiera que sea el meta-sistema que emerja es probable que sea una cosa monstruosa y sin inspiración.


En  definitiva  como conclusion  cual prefieres??   me  gustaria  saber  tu  opinion  si entras a este  rincocito que nos hace  entrar  un minuto  o  un  segundo  a pensar o por lo menos a  leerlo.....

En nuestra vida hay etapas que han sido muy dolorosas, recuerdos pasados que no se van de nuestras vidas, heridas que aún no sanan porque seguimos pensando en el ayer… y eso nos nos deja avanzar.

lunes, 13 de agosto de 2012

PELEANDO CON DIOS

Hace unos dias atras que voy discutiendo con Dios, no se porque pero siempre estamos terminando peleando, no quiero darle la opcion que me gane, y sabeis porque, porque no quiero, porque me considero tan hijo como el se sintio un dia para con su padre.


  Que bueno es a veces pelearle a Dios, decirle sus verdades, pero cuando empezas cantarle sus cuarente es cuando tienes que prepararte porque te dice que quieres de mi, que es lo que buscas y dime y te lo dare, donde quieres llegar conmigo, pideme y te mostrare el camino...que duro es verdad. Cuando a penas empezaba a pensar vi que Dios me habia abrazado de tal manera que me largue de pura rabia a llorar porque habia sido un miserable al no querer reconocerle, aunque es mas facil reconocerle en lo facil, pero cuando las cosas se nos complican es cuando no queremos saber mas nada de nadie.

La vida a veces nos presenta cada situacion, que seria bueno que cada uno miraramos nuestra vida interior, cada dia estamos viviendo situaciones que nos llevan muchas veces a preguntarnos una y otra vez si hemos experiementado el amor de Dios, o hemos dejado de una lado ese amor tan puro y sublime. Cierto dia me encontre con esta maravilla que nos puede servir:

Cierto día, Dios estaba cansado de las personas.
 Ellas estaban siempre molestándolo, pidiéndole cosas. Entonces dijo: "Voy a esconderme por un tiempo".
Reunió a sus consejeros y preguntó: "
¿Dónde debo esconderme?"
Algunos dijeron:
"Escóndase en la cima de la montaña más alta de la tierra".
Otros: "Escóndase en el fondo del mar, no van a hallarlo allí".
Otros: "Escóndase en el otro lado de la Luna, ése es el mejor lugar.
¿Cómo lo hallarían allí?". Entonces Dios se volvió hacia el más inteligente de sus ángeles y le inquirió: "
¿Dónde me aconsejas que me esconda?".
El ángel inteligente, sonriendo, respondió: "¡Escóndase en el corazón humano.
Es el único lugar donde ellos no buscan nunca!"
Hoy finalmente puedo decirte, sabes cuanto te necesite y tu parecias que no estabas, cuanto queria que me abrazaras o me dijeras una sola palabra que me de el animo necesario para seguir caminando, pero confio en tu misericordia señor, confio en cada uno de tus palabras que nos revelas ca dia.
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo.”
”Así es”, respondió el pintor.
“Ésta es la puerta del corazón del hombre.
Solo se abre por dentro.”

viernes, 3 de agosto de 2012

ABANDONO


Después de unos cuantos años de sacerdocio, abandono el sacerdocio. Es un ministerio demasiado grande para mí (para cualquiera, aunque conozco algunos curas que lo llevan con verdadera dignidad y servicio), hacer las cosas bien, siempre bien, resulta imposible, hay que tener mucha paciencia, alegría y sabiduría, fe, esperanza y caridad. Un camino de imposibles diarios. En el que se reciben palabras de gratitud algunas veces, pero habitualmente cargas con el dolor, el sufrimiento y las angustias de muchos sobre las espaldas. Así que, a estas alturas, después de pasar los primeros años de vida intentando por todos los medios, vivir como un cura, lo dejo. Sin duda alguna, y aunque pueda pareceros extraño, considero prudentemente que resulta lo mejor para mí, lo mejor para otros, lo mejor para la Iglesia, e incluso lo mejor para Dios. Aunque será éste último el más “responsable”.

Me he dado cuenta que para ser un buen sacerdote hay que abandonarse. Dejar de ser tanto “uno mismo”, y repetirse y repetirse, para ponerse en manos de Dios, de la comunidad, aprender de los otros. Mira que lo he dicho veces, y lo difícil que resulta.
 En estos, lo que ha habido de Dios ha sido tan bonito, tan grande, tan hermoso, que a veces me parece imposible para mis cualidades naturales y mis características personales. Así que, haciendo repaso, y dándome cuenta de que lo mejor que hay en mi vida es de Dios, lo dejo en sus manos. 
Hoy desearía que se cumpliera este deseo, hacer más hueco en mí, estar más disponible para Dios y los hermanos, andar siempre en faena, ponerme a la escucha para saber qué tengo que decir, cómo y cuándo, qué es lo mejor que puedo hacer, cómo y cuándo. Esto de ser cura es un regalo inmenso que no se puede llevar adelante solo.
 Así que gracias a tantos que lo han hecho posible. A quienes se han dejado guiar, con quienes he celebrado tantas veces la Eucaristía, quienes se han aproximado a la reconciliación. En medio me veo, y tanto al cielo como a la tierra les debo mi ministerio. Servimos de puente, estamos de paso, acercamos presencias, abrimos el corazón, la cabeza y la acción a lo que llega de lo alto. Lo mejor, insisto, que puedo hacer es abandonar mi sacerdocio en manos de Dios.

Para dejarse llevar por el Espíritu, no de esclavitud y para la esclavitud, sino de libertad y para la santidad, intuyo que hay varias cosas que resaltar en la vida. Que al menos hasta el momento me han ayudado mucho.

1.Fiarme de las mediaciones. 
Que todos estamos en camino, debemos aprender y tenemos la oportunidad de fijarnos. Algunas veces la actitud principal parece ser la “selección-de-mediaciones”, y por lo tanto no nos fiamos de lo que tenemos delante y a nuestra disposición. Sin embargo, cuando he aceptado la realidad que tengo ante mí, y las personas con las que puedo hablar, sintiéndome compañero, todo ha resultado más fácil y de gran ayuda.
2.Entregar lo mejor.
 Que algunas veces son “cosas”, ciertamente. Otras son “gestos”, también. Pero la mayor parte de las veces tienen un componente personal muy fuerte, casi brutal. Permitir que otros puedan compartir aquello que yo, primero, he compartido con Dios y es suyo. Tanto en el amor, como en la Eucaristía, como en el Perdón, en la Misericordia, en la Valentía, en la fe y la confianza.
3.Afirmar la identidad. 
Aquello que Dios quiere que sea. Evitar que el mal, la desconfianza, la desesperanza me separen y me hagan caer en tristeza. Afirmar lo bueno. La llamada sigue siendo la misma, no tan diferente del resto de cristianos y personas a las que sirvo. El estilo de vida que me llevará a cumplirlo puede ser particular, pero el horizonte y la meta es común. En este camino, no negar lo que Dios quiere que sea, lo que Dios ha hecho conmigo y va haciendo, mantener un corazón agradecido.
Lo dicho. Que sigo siendo cura. Pero para ser mejor sacerdote, tengo que fiarme más y mejor. Y confiar más en Dios. En el fondo, de esto se ha tratado desde el inicio. 
Ser más de Dios, y así entregar a Cristo al mundo.

Dada la afluencia de mensaje , señalo que no dejo de ser cura, sacerdote, presbítero o como lo llamen . De hecho, les pido que recen por mi vocación. El artículo, bien leído, cuenta otra cosa: dejarse hacer más por Dios, ponerme más en sus manos, confiar más, crecer en esperanza, amar en la medida que Dios ama. Esto es, sencillo de escribir, está revestido de una gran complejidad. Por eso, deseo abandonarme más en Dios.
  Algo que, tanto para mí como para cualquier cristiano, pido con insistencia. Lo dicho, no dejo de ser cura. Las celebraciones, las bodas y mi disposición a servir siguen en pie. Lo único que quiero es que sean más de Dios, al modo de Cristo Jesús+. 
Que para esto hemos sido llamados los curas, para identificarnos con Él. Y cuando no lo hacemos, no es que demos mala imagen o hagamos lo que no tenemos que hacer, sino que no estamos siendo nosotros mismos.

Por último, aprovecho la ocasión para pedir oración, cuidado y cercanía con aquellos hermanos que están sufriendo alguna crisis, que se sienten “dejados”, que pasan por dificultad o sufrimientos. Esta vocación admirable no se puede vivir en soledad, aunque algunos momentos sean muy íntimos y personales. Desde este mensaje, mi cercanía, caridad y disposición para con ellos. Sé de qué hablo, y sé que los pequeños en la Iglesia llevan en sus manos grandes tesoros.

Mi pregunta sigue siendo la misma tu me dejas y acompñas en mi sacerdocio? ??? espero tu mensaje, todo esto sale porque dia tras dia veo que mis compañeros siguen dejando hoy me entere de uno con quien comparti el seminario dice adios al sacerdocio, no se sus causas pero a momento siento esa tristesa y es soledad ue sintio... gracias amigo por tus años de servicio dentro la iglesia