Entrada destacada

SIEMPRE HAY QUE CAMINAR ADELANTE

La vida no es fácil y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante. ¡Hay...

Seguidores

SEGUIDME

sábado, 27 de febrero de 2010

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA

El domingo anterior se presentaba la necesaria opción por un camino de vida (de bien) o de muerte (de mal). Ya se insinuaba (1. lectura y evangelio) que a menudo no queda claro dónde se hallan el uno y el otro. Hoy hay que insistir en la opción de fe que significa creer en el camino de fidelidad al único Señor, Dios, revelado en Jesucristo; la fidelidad a su camino de verdad, amor, justicia, bondad... es el único camino de Vida, el único camino de Victoria. La Pascua será la radical afirmación de este hecho, pero para acercarnos a la celebración pascual debemos, ya desde ahora, abrirnos a esta afirmación clave del camino cristiano: la lucha es necesaria para llegar a la Victoria (a la fiesta).


Esta actualización del Evangelio puede concretarse en dos aspectos complementarios (o, si lo preferís en dos momentos dialécticos). El primero es el de la búsqueda, el de "ver" profundamente, más allá de la dura realidad de cada día, el aspecto también real pero escondido de vida, de victoria, de progreso, de realidad consistente, que hay en el camino de fidelidad al único Señor, Dios. También nosotros debemos buscar momentos en los que la realidad se nos "transfigura" para ver en nuestra lucha de cada día la "gloria" de Dios. (La eucaristía de cada domingo debería ser uno de estos momentos).
Pero ello no nos puede hacer olvidar que la realidad habitual no es una realidad transfigurada. Que al monte se sube un día.

Pero que es en la realidad dura, oscura y roma de todos los días donde hay que hacer el camino, donde se encuentra el Jesucristo cotidiano (no transfigurado) que es el Jesucristo real, donde actúa su Espíritu. Construir chozas fuera de la realidad es una tentación de Pedro, de la Iglesia y nuestra.

La Cuaresma es también una llamada a vivir cristianamente en la realidad (ambas cosas: "cristianamente" y "en la realidad"). Una realidad que es el mundo de cada uno, ahora, aquí.

martes, 23 de febrero de 2010

AUDIENCIA DEL PAPA A LOS MIEMBROS DE LA AVIACION CIVIL ITALIANA

Benedicto XVI: respeto a la persona, también en los aeropuertos

Audiencia a los miembros de la Aviación Civil italiana

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 22 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el discurso que el Papa Benedicto XVI dirigió el pasado sábado 20 de febrero a los dirigentes y personal de la Aviación Civil y de la Asistencia en Vuelo italiana, al recibirles en audiencia en el Aula Pablo VI.


Muchos utilizan el avión para realizar una peregrinación en búsqueda de momentos de espiritualidad y de encuentro con Dios. En estos años, el aeropuerto se ha convertido en un lugar donde emigrantes y prófugos viven situaciones de espera, de esperanza y de temores por su futuro. Además, se revela cada vez más consistente la presencia de niños y ancianos, minusválidos y enfermos, necesitados de cuidados y atenciones especiales. En las últimas décadas, también para el Sucesor de Pedro, el avión se ha convertido en un instrumento insustituible de evangelización. ¿Cómo no recordar aquí el espacio que han tenido los aeropuertos y los aviones en los Viajes apostólicos realizados por mí y por mis venerados Predecesores? ¡No puedo sino agradeceros a todos por este precioso servicio!
La Iglesia, además, reserva para el mundo de la Aviación civil un particular cuidado pastoral. De hecho, como recordaba el Venerable papa Juan Pablo II pensando precisamente en vuestro ambiente tan variado y complejo: “cuánto se desea ... encontrar un rostro amigo, escuchar una palabra serena, recibir un gesto de cortesía y de comprensión concreta" (Homilía en el Aeropuerto de Fiumicinio, 10 de diciembre de 1991). A tales exigencias la Comunidad cristiana responde con el servicio de las Capillas y de los Capellanes de los Aeropuertos, dirigido principalmente al personal de vuelo y de tierra, al de policía, aduanas y seguridad, y al personal médico y paramédico, pero también a todos aquellos que pasan por os aeropuertos. Esta presencia recuerda que cada persona tiene una dimensión trascendente, espiritual, y ayuda a reconocerse como una sola familia, compuesta por sujetos que no están sencillamente uno junto a otro, sino que, poniéndose en relación con los demás y con Dios, llevan a cabo una solidaridad fraterna fundada en la justicia y en la paz (cfr C. enc. Caritas in veritate, nn. 53-54).
Queridos amigos, el 24 de marzo de 1920 mi predecesor Benedicto XV, de venerada memoria, coronando el deseo de algunos pioneros de la aviación, proclamaba a la Beata Virgen de Loreto Patrona de todos los aeronautas, con referencia al arcángel Gabriel, que bajó del cielo para llevar a María el “alegre anuncio” de la “Divina Maternidad” (Lc 1,26-38) y a la devota tradición ligada a la Santa Casa. A la Virgen Lauretana confío vuestro trabajo y cada una de vuestras iniciativas. Que ella os ayude a buscar siempre en cada cosa “el reino de Dios y su justicia” (Mt 6,33). Que os acompañe la Bendición Apostólica, que imparto de corazón a cada uno de vosotros y a vuestros seres queridos.

[Traducción del original italiano por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]

jueves, 18 de febrero de 2010

meditaciones y Reflexiones para la Cuaresma

Meditaciones y Reflexiones para la Cuaresma


Reflexionar es una conversión que no debe ser solamente una conversión exterior, sino que debe ir sobre todo hacia la conversión del corazón. La conversión del corazón que viene a ser el núcleo de toda la Cuaresma, es vista por la Escritura, como un momento de elección por parte del hombre que debe dirigir a Alguien. La pregunta es: ¿A quién dirigimos el corazón? ¿Hacia quién me estoy dirigiendo yo? En este período en el cual la Iglesia nos invita a reflexionar más profundamente tenemos que preguntarnos: ¿Hacia dónde voy yo?

En la primera lectura Dios pone delante del pueblo de Israel el bien y el mal, diciéndole que puede elegir, decir a quién quiere servir, qué quiere hacer de su vida. Tú también vas a decidir si quieres vivir tu vida amando al Señor tu Dios, escuchando su voz, adhiriéndote a Él, o vas a tener un corazón que se resiste. Es en lo profundo de nuestra intimidad donde acabamos descubriendo hacia quién estamos orientando nuestra vida.

La Escritura nos habla por un lado de un corazón que se resiste a Dios y por otro lado de un corazón que se adhiere a Dios. Mi corazón se resiste a Dios cuando no quiero ver su gracia, cuando no quiero ver su obra en mi vida, cuando no quiero ver su camino sobre mi existencia. Mi corazón se adhiere a Dios, cuando en medio de mil inquietudes, vicisitudes, en medio de mil circunstancias yo voy siendo capaz de descubrir, de encontrar, de amar, de ponerme de delante de Él y decirle: “aquí estoy, cuenta conmigo”.

Jesús en el Evangelio nos presenta esta elección, entre resistencia del corazón y la adhesión del corazón como una adhesión por Él o contra Él: “El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, cargue su cruz cada día y se venga conmigo.” Una conversión que no es solamente el cambiar el comportamiento; una conversión que no es simplemente el tener una doctrina diferente; una conversión que no es buscarse a sí mismo, sino seguir a Jesucristo. Esta es la auténtica conversión del corazón.

Jesús pone como polo opuesto, como manifestación de la resistencia del corazón el querer ganar todo el mundo. ¿Qué prefieres tú? ¿Cuál es la opción de tu vida, cuál es el camino por el cual tu vida se orienta, ganar todo el mundo si no te ganas a ti mismo?, pero si has perdido a base de la resistencia de tu corazón lo más importante que eres tú mismo, ¿cómo te puedes encontrar?. Solamente te vas a encontrar adhiriéndote a Dios.

Deberíamos entrar en nuestra alma y ver que estamos ganando o qué estamos perdiendo, a qué nos estamos resistiendo y a quién nos estamos adhiriendo. Este es el doble juego que tenemos que hacer y no lo podemos evitar. Nuestra alma, de una forma u otra, se va a orientar hacia adherirse a Dios, automáticamente está construyendo en su interior la resistencia a Dios. El alma que no busca ganarse a sí misma dándose a Dios, está automáticamente perdiéndose a sí misma.

Son dos caminos. A nosotros nos toca elegir: “Dichoso el hombre que confía en el Señor, éste será dichoso; en cambio los malvados serán como paja barrida por el viento. El Señor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo”: ¿Qué camino llevo en este inicio de Cuaresma? ¿Es un camino de seguimiento? Me dice Nuestro Señor: ¿Eres de los que quieren estar conmigo, de los que quieren adherirse a Mí? ¿O eres de los que se resisten?

miércoles, 17 de febrero de 2010

TRADICION DEL MIERCOLES DE CENIZA


Tradición del Miércoles de Ceniza
El Miércoles de Ceniza en la Iglesia Católica es el primer día de la Cuaresma, cuarenta días antes de la Pascua. En la Iglesia primitiva , variaba la duración de la Cuaresma, pero eventualmente comenzaba seis semanas (42 días) antes de la Pascua. Esto sólo daba por resultado 36 días de ayuno (ya que se excluyen los domingos). En el siglo VII se agregaron cuatro días antes del primer domingo de cuaresma estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto.

Era práctica común en Roma que los penitentes comenzaran su penitencia pública el primer día de Cuaresma. Ellos eran salpicados de cenizas, vestidos en sayal y obligados a mantenerse lejos hasta que se reconciliaran con la Iglesia el Jueves Santo o el Jueves antes de la Pascua. Cuando estas prácticas cayeron en desuso (del siglo VIII al X), el inicio de la temporada penitencial de la Cuaresma fue simbolizada colocando ceniza en las cabezas de toda la congregación.


Hoy en día en la Iglesia, el Miércoles de Ceniza, el cristiano recibe una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos previo. Esta tradición de la Iglesia ha quedado como un simple servicio en algunas Iglesias protestantes como la anglicana y la luterana. La Iglesia Ortodoxa comienza la cuaresma desde el lunes anterior y no celebra el Miércoles de Ceniza.

martes, 16 de febrero de 2010

MIERCOLES DE CENIZA

REFLEXIONANDO CON LOS  PADRES  DOMINICOS
MIERCOLES  DE  CENIZA

La luz de la Palabra de Dios

1ª Lectura: Joel 2, 12-18

12 Y ahora -dice el Señor- volved a mí de todo corazón con ayunos, llantos y lamentos; 13 desgarrad vuestro corazón, no vuestros vestidos; volved al Señor, vuestro Dios, porque él es clemente y misericordioso, lento a la ira, lleno de lealtad y no le gusta hacer daño. 14 ¡Quién sabe si cambiará de idea y dejará tras de sí una bendición, ofrendas para el Señor, vuestro Dios!

15 ¡Tocad la trompeta en Sión, proclamad un ayuno sagrado, convocad una asamblea, 16 reunid al pueblo, congregad a la comunidad, juntad a los ancianos, traed también a los pequeños y a los niños de pecho! Deje el esposo su alcoba y la esposa su tálamo.

17 Que entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes, ministros del Señor, y digan: «Perdona a tu pueblo, Señor, y no entregues tu heredad al oprobio, a la burla de las gentes. ¿Por qué se ha de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?».
18 El Señor se mostró celoso de su tierra y perdonó a su pueblo.

2ª Lectura: 2ª Corintios 5,20-21

20 Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortase por nosotros. En nombre de Cristo os rogamos: reconciliaos con Dios. 21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado en lugar nuestro, para que nosotros seamos en él justicia de Dios.

1 Siendo, pues, colaboradores, os exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. 2 Porque él dice: En el tiempo propicio te escuché y en el día de la salvación te ayudé.
Ahora es el tiempo propicio, ahora es el día de la salvación.

Evangelio: Mt 6,1-6

1 «Guardaos de practicar vuestra justicia delante de los hombres para que os vean; de otro modo, no tendréis mérito delante de vuestro Padre celestial». 2 «Por tanto, cuando des limosna, no toques la trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que los hombres los alaben. Os aseguro que ya recibieron su recompensa.

3 Tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, 4 para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará».

5 «Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, que prefieren rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que los vea todo el mundo. Os aseguro que ya recibieron su recompensa.

6 Tú, cuando reces, entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está presente en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

16 «Cuando ayunéis, no estéis tristes como los hipócritas, que desfiguran su rostro para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya recibieron su recompensa.
17 Tú, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lávate la cara, 18 para que los hombres no se den cuenta de que ayunas, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará».
Palabra  de Dios.

Reflexión para este día

“ Convertíos a mi de todo corazón. Rasgad los corazones no las vestiduras: convertíos al Señor porque es compasivo y misericordioso”.


En Cuaresma, La Iglesia, guiada por la Palabra de Dios, nos propone un programa de vida claro y exigente. El núcleo de este programa es la conversión y la fe. La Iglesia nos invita a la conversión, a volvernos a Dios y a escucharle para que sepamos y podamos ser testigos de su verdad y de su amor. Una conversión que nace en el corazón, en la verdad de lo que somos, sentimos y hacemos. Una conversión como fruto de la misericordia de Dios, “que no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva”.

¡Es la Buena Noticia que nos ha traído Jesucristo!.

Al imponer la ceniza sobre la cabeza de los cristianos, se nos está invitando a una verdadera conversión y a la fe en el Evangelio. “Convertíos y creed en el Evangelio”. El Señor no se conforma con las apariencias. Quiere una conversión real y sincera: La que se origina en lo más profundo del corazón. Eso es lo que da sentido y valor a los signos penitenciales externos.
Se nos invita a ese cambio de mentalidad, como respuesta de fe auténtica. Jesús en persona nos lo dice: “Cuidad de practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos”. Es la réplica de Jesús a tanta hipocresía y a tanta apariencia reinante en nuestra sociedad. Jesús quiere y espera que seamos verdaderos discípulos suyos, no que sólo lo parezcamos. Desea que nos abramos a su mensaje y transmitamos vida, verdad, justicia, paz...: Amor. “En eso conocerán todos que sois de los míos”, dice el Maestro.

San Pablo, desde su propia experiencia de conversión y de fe en Jesús, nos invita a reconciliarnos con la verdad del mensaje de Jesús, Evangelio de Dios: “Os lo pedimos por Cristo, dejaos reconciliar con Dios”.

Miércoles de Ceniza. Cuaresma de 2010. ¡Que no sea una rutina, una costumbre vacía!. Intentemos que sea una apertura a la verdad y a la vida que brotan del Evangelio. Y, fieles a Cristo, tomemos una decisión:
Sembrar sus frutos en nuestro entorno familiar y social.

sábado, 13 de febrero de 2010

MENSAJE DEL PAPA PARA CUARESMA 2010


Papa invita a comprometerse por una "sociedad justa" en mensaje de Cuaresma
Ciudad del Vaticano, (AFP).- El papa Benedicto XVI invitó a los cristianos a contribuir a "la formación de sociedades justas" en el mensaje para la fiesta de la Cuaresma, difundido este jueves por el Vaticano y en el que advierte que el hombre "además del pan y más que el pan, necesita a Dios".

En el mensaje, una reflexión sobre el tema de la justicia, el pontífice reconoce que "los bienes materiales ciertamente son útiles y necesarios" y recuerda que "Jesús se preocupó de curar a los enfermos y de dar de comer a la multitud que lo seguía".

"Sin duda (Jesús, ndr) condena la indiferencia que también hoy provoca la muerte de centenares de millones de seres humanos por falta de alimentos, de agua y de medicinas", escribió.

En el texto, que será divulgado con ocasión del inicio de la Cuaresma el 17 de febrero, Benedicto XVI explica que "la justicia 'distributiva' no proporciona al ser humano todo 'lo suyo' que le corresponde. Este, además del pan y más que el pan, necesita a Dios".

La Cuaresma, que se abre el miércoles de Ceniza, 40 días antes de la Semana Santa, es tradicionalmente un periodo de reflexión y recogimiento para los católicos y desde la década de los 70 está dedicada a temas de carácter social.

"La injusticia, fruto del mal, no tiene raíces exclusivamente externas; tiene su origen en el corazón humano, donde se encuentra el germen de una misteriosa convivencia con el mal", escribió el Papa en su mensaje, traducido a siete idiomas.

Según el cardenal Joseph Cordes, presidente del Consejo Pontificio "Cor Unum", entidad de la Santa Sede que coordina la caridad, el texto del pontífice invita a la Iglesia a responder al pedido del mundo entero a favor de una mayor "justicia".

Para el purpurado, el mensaje papal no menciona situaciones específicas e invita a los religiosos de todo el mundo a interpretar sus indicaciones.

"El mensaje para la Cuaresma exhorta a todos los hombres a realizar buenas acciones y no olvida solicitar una mejor distribución de los alimentos, del agua y de las medicinas", sostiene Cordes.

El cardenal pidió en particular ayuda para Africa, cuya situación " es dramática" y mencionó "la generosa solidaridad" que desató el terrible terremoto del pasado 12 de enero que devastó Haití.

viernes, 5 de febrero de 2010

OS SALUDO PARROQUIANOS HOY SANTA AGUEDA

MIS  AMIG@S

Hoy  en  el  dia  de  Santa Agueda  os  saludo  a  todos  hermanos  parroquianos que la Paz  y  el Amor  de Dios Padre habite  en cada  uno de vuestros  hogares.
Estamos  en camino,  Dios  nos da la oportunidad de seguir  caminando, de  seguir  siendo  la  semilla para  dar plantar  en medio de cada  corazon y  de c ada  vida; pero para  ello es  necesario tomarse un  tiempo  para  cargar  fuerzas,  para  vivir un momento  de  intimidad  con nuestro  creador. Creo que en esto  es muy importante  el Amor que Dios  nos va  mostrando  su caminar.
Como  siempre  somos, como el primer  pueblo de Dios Israel,  un Pueblo Peregrino,  que  dia  tras  dia  mostramos nuestra  fidelidad para con  Dios,  con  gestos  pequeños que  dia  tras  dia  transmitimos  en  nuestros  hogares.
No os  canseis  de ser  testigos del  Amor Vedadero que  es lo que mantiene a la Iglesia y al cristiano en el buen camino . Y esto es necesario, porque el amor es la más alta expresión de la personalidad y la libertad

Hoy Santa Agueda  nos  muestra  esa  libertad  interior para  mostrarnos del, querer  ser  testigos  del  amor  de Dio: Agueda frente a su busqueda de  amor incesante al ser cuestionada:

 Aqueda curada, da gracias a Dios, pero le pide a su vez que le conceda por último la corona del martirio.

el procónsul manda llamar a Agueda a quien increpa ásperamente: "Pero tú, ¿de qué casta eres?" "Aunque soy de familia noble y rica-le contesta-, mi alegría es ser sierva y esclava de Jesucristo".

Quinciano se enfurece. Le hace ver los castigos a que la va a condenar si sigue en su decisión, como a un vulgar asesino; la vergüenza que con ello vendría a su familia, la juventud, la hermosura que va a desperdiciar...
"¿No comprendes, le insinúa, cuán ventajoso sería para ti el librarte de los suplicios?"
"Tú sí que tienes que mudar de vida, le responde, si quieres librarte de los tormentos eternos."
Desarmado ante tal fortaleza, Quinciano manda la sometan al rudo tormento de los azotes, y ya despechado, sin tener en cuenta los sentimientos más elementales de humanidad, hace que allí mismo vayan quemando los pechos inmaculados de la virgen, y se los corten después de su misma raíz. Deshecha en su cuerpo y en los espasmos de un fiero dolor, es arrojada la Santa en el calabozo, donde a media noche se le aparece un anciano venerable, que le dice dulcemente: "El mismo Jesucristo me ha enviado para que te sane en su nombre. Yo soy Pedro, el apóstol del Señor".  (Santoral mercaba)


Pronto el gobernador la vuelve a llamar a su tribunal.
-¿Quién se ha atrevido a curarte?
-Jesucristo, Hijo de Dios vivo.
-¿Aún pronuncias el nombre de tu Cristo?...
-No puedo -le responde decidida- callar el nombre de Aquel que estoy invocando dentro de mi corazón.