Seguidores

sábado, 6 de agosto de 2016

no hay familias perfectas


"No existe familia perfecta.

 No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. 

Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. 

El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin perdón la familia se convierte en un escenario de conflictos y un bastión de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. 

El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz del alma ni comunión con Dios. El dolor es un veneno que intoxica y mata. 

Guardar una herida del corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. Es por eso que la família tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; etapa de perdón y no de culpa. 

El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde el dolor ha causado enfermedad. 


El Pontífice escribió recientemente la exhortación apostólica, que adquiere un sentido especial en este Año Jubilar de la Misericordia. En primer lugar, exhorta a las familias cristianas valorar los dones del matrimonio y de la familia, y sostener un amor fuerte y lleno de valores como la generosidad, el compromiso, la fidelidad y la paciencia. En segundo lugar, procura alentar a todos para que sean signos de misericordia y cercanía allí donde la vida familiar no se realiza perfectamente o no se desarrolla con paz y gozo. Si bien el Papa no recomienda una lectura general apresurada, propone zambullirnos un poco en la temática con algunas luminarias de su magisterio. Quizás seamos apresurados, quizás cobremos interés por la lectura, quizás ayudemos a iluminar situaciones que necesitan salir de la oscuridad.

Este hermoso escrito de Francisco pone de relieve lo que dice la Sagrada Biblia. Allí, por cierto, se encuentran muchos ejemplos para hablar de la familia. Así lo explicita el Papa en la exhortación: “La Biblia está poblada de familias, de generaciones, de historias de amor y de crisis familiares, desde la primera página” .

La pareja humana, el varón y la mujer son imagen de Dios. Esta es una comparación muy trascendental y tiene una gravitación enorme. Por ello, “la pareja que ama y genera la vida es la verdadera «escultura» viviente —no aquella de piedra u oro que el Decálogo prohíbe—, capaz de manifestar al Dios creador y salvador” . Claro está, Dios no nos creó para estar solos, juntarnos, amarnos y crear familia es, de por sí, un mandato: “De este encuentro, que sana la soledad, surgen la generación y la familia” .

En su exhortación, en el contexto de la familia, no se cansa de animarnos en el plano de la ternura, como ya lo hemos escuchado o leído en otras oportunidades. Una sociedad, tan sensual y materialista, a veces lo olvida: “En el horizonte del amor, central en la experiencia cristiana del matrimonio y de la familia, se destaca también otra virtud, algo ignorada en estos tiempos de relaciones frenéticas y superficiales: la ternura” .

sábado, 30 de julio de 2016

PAPA FRANCISCO JMJ 2016

Queridos amigos!
1. Al escuchar el diálogo entre Jesús resucitado y Simón Pedro en el banco del Mar de Galilea, las tres preguntas que allí se formulan sobre el amor y las respuestas a ellas, recordamos la historia de vida del pescador de Galilea que precede la escena descripta y el descubrimiento que se produce en esa conversación. Sabemos que un día él dejó todo: sufamilia, su barco, sus redes... y siguió al Maestro de Nazaret, un Maestro con un estilo bastante diferente. Se volvió Su discípulo. Aprendió Su forma de ver las cosas de Dios y de la gente, a través Su pasión y Su muerte, atravesó un momento de infidelidad y de debilidad personal  Más tarde, tuvo la oportunidad de vivir un momento de estupor y alegría al saber a Jesús Resucitado y al presenciar Su aparición a los discípulos más cercanos antes de ascender al Cielo.
También sabemos cómo continuó la conversación, o en realidad debería decir la prueba de amor de la que nos habla el Evangelio de hoy; Simón Pedro, fortalecido por el Espíritu Santo, se convirtió en un valiente testigo de Jesucristo. Se convirtió en la sólida roca sobre la que se fundó la Iglesiaque estaba naciendo. En Roma, en la capital del Imperio Romano, Pedro pagó un alto precio por eso: fue crucificado como su Maestro. La sangre de Pedro, derramada en nombre de Jesús, fue el comienzo de la fe y del crecimiento de la Iglesia, que más tarde se extendió por todo el mundo.

Hoy Cristo nos habla a nosotros, en Cracovia, en los bancos del río Vístula, que recorre toda Polonia, desde las montañas hasta el mar. La experiencia de Pedro puede llegar a ser la nuestra e inspirarnos a reflexionar. 
Planteémonos tres preguntas y busquemos las respuestas. En primer lugar, ¿de dónde venimos? En segundo lugar, ¿dónde estamos hoy, en este momento de nuestra vida? Y, por último, ¿dónde vamos a ir y qué vamos a llevar con nosotros?

2. ¿De dónde venimos? Venimos de “todas las naciones del mundo” (Hch 2,5), como aquellos que llegaron en gran número a Jerusalén el Día de Pentecostés, pero aquí somos incomparablemente muchos más que hace dos mil años, porque llevamos siglos de prédica del Evangelio; desde entonces, ha llegado hasta los confines del mundo. Traemos la experiencia de culturas, tradiciones y lenguas diferentes. También traemos el testimonio de la fe y de la santidad de las generaciones pasadas, así como de las generaciones presentes de nuestros hermanos y hermanas que siguen al Señor Resucitado.
Venimos de tantas partes del mundo donde la gente vive en paz, donde las familias constituyen comunidades de amor y de vida y donde la juventud puede hacer realidad sus sueños. También hay entre nosotros tantos jóvenes cuyos países sufren guerras y todo tipo de conflictos, donde los niños mueren de hambre y donde los cristianos son brutalmente perseguidos. Entre nosotros hay peregrinos de lugares del mundo regidos por la violencia o el terrorismo, donde los gobiernos, regidos por ideologías insanas, usurpan el control de los hombres y de las naciones.
A este encuentro con Cristo traemos nuestra experiencia personal de vivir de acuerdo con el Evangelio en este difícil mundo. Traemos nuestros temores, nuestras decepciones y también nuestras esperanzas y anhelos, nuestro deseo de vivir en un mundo más humano, en el que reine la fraternidad y la solidaridad. Reconocemos nuestras debilidades pero, al mismo tiempo, creemos que “podemos todo en Aquel que nos conforta” (Flp 4,13). Podemos hacer frente a los desafíos del mundo moderno donde el hombre elige entre la fe y la incredulidad, el bien y el mal, entre el amor y aquello que rechaza al amor.

3. ¿Dónde estamos ahora, en este momento de nuestras vidas? Hemos venido de muy lejos. Muchos de nosotros hemos viajado miles de kilómetros y hemos invertido mucho en este viaje, para estar aquí. Estamos en Cracovia, antigua capital de Polonia. Nuestro país, el cual ha recibido la luz de la fe hace mil cincuenta años atrás, ha tenido una historia muy difícil; aun así, siempre intentó mantenerse fiel a Dios y al Evangelio.
Estamos aquí porque hemos sido reunidos por Cristo. Él es la luz del mundo. Nunca caminará entre tinieblas aquel que me siga (Jn 8,12). Él es camino, la verdad y la vida (Jn, 14,6). Él tiene palabra de Vida Eterna, ¿a quién iremos? (Jn 6,68). Solo Él, Jesucristo, puede satisfacer los anhelos más profundos del corazón humano. Él es el que nos ha traído hasta aquí. Él está presente en medio de nosotros. Él nos acompaña como a los discípulos de Emaús. En estos días encomendémosle nuestros problemas, nuestros miedos y nuestras esperanzas. En estos días Él nos va a preguntar sobre el amor, como hizo una vez con Simón Pedro. No evitemos las respuestas a esas preguntas.
El encuentro con Jesús es, al mismo tiempo, la experiencia de lo que la gran comunidad de la Iglesia debe ser: la comunidad que va más allá de los límites establecidos por los hombres para dividir. Somos todos hijos de Dios, redimidos por la sangre de Su Hijo, Jesucristo. La experiencia de experimentar la Iglesia del mundo es el gran fruto de la Jornada Mundial de la Juventud. Depende de nosotros, de nuestra fe y de nuestra santidad. Es nuestra tarea asegurarnos de que el Evangelio llegue a aquellos que no han escuchado hablar de Jesús todavía o que no sepan mucho sobre Él.
Mañana, el Pedro de nuestro tiempo, el Santo Padre Francisco, estará entre nosotros. Pasado mañana vamos a saludarlo en este mismo lugar. En los siguientes días vamos a escuchar sus palabras y orar con él. La presencia del Papa en la Jornada Mundial de la Juventud es otro hermoso rasgo característico de esta celebración de la fe.

4. Y, finalmente, la tercera y última pregunta: ¿dónde vamos a ir y qué vamos a llevar con nosotros? Nuestro encuentro va a durar solo unos días. Va a ser una experiencia espiritual muy intensa, y al mismo tiempo, en cierto punto, exigente físicamente. Luego, volveremos a nuestras casas, familias, escuelas, universidades y trabajos. Quizás, durante estos días, tomemos importantes decisiones. Quizás nos propongamos nuevas metas en nuestras vidas. Quizás escuchemos claramente la voz de Jesús que nos dice que dejemos todo y Lo sigamos.

¿Con qué vamos a llegar a casa? Mejor no anticipar la respuesta a esta pregunta. Durante estos días compartamos nuestros tesoros más preciosos con todos. Compartamos nuestra fe, nuestra experiencia, nuestra esperanza. Mis queridos jóvenes amigos, que estos días sean la oportunidad de modelar sus corazones y sus mentes. Escuchen atentamente las catequesis de los obispos. Escuchen la voz del Papa Francisco. Participen de la liturgia con todo el corazón. Aprovechen el amor misericordioso del Señor que se derrama en el sacramento de la reconciliación. Descubran los templos de Cracovia, la riqueza de su cultura, la hospitalidad de sus habitantes y de otras ciudades de la zona donde vamos a descansar luego de estos ajetreados días.
Cracovia vive a través del misterio de la Divina Misericordia, gracias a la humildad de la hermana Faustina y de Juan Pablo II que hicieron que la Iglesia y el mundo fueran más conscientes  este don de Dios. Al volver a nuestros países, hogares y comunidades, llevemos la llama de la misericordia y recordémosle a todo el mundo que son “bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,7). Lleven la llama de la misericordia y con ella enciendan otras llamas, que los corazones de los hombres latan al ritmo del Corazón de Jesús, “un horno ardiente de amor”. Que la llama del amor inunde nuestro mundo y haga desaparecer el egoísmo, la violencia y la injusticia. Que nuestro mundo sea conquistado por la civilización del bien, de la reconciliación, de la paz y del amor.
El profeta Isaías nos dice hoy: “¡Qué hermosos son sobre las montañas los pies de los mensajeros de la paz, de los que anuncia la Buena Noticia!” (Is. 52,7). Juan Pablo II fue este tipo de mensajero; él fue el iniciador de la Jornada Mundial de la Juventud, amigo de los jóvenes y de las familias. Sean esta clase de mensajeros también. Lleven la Buena Noticia de Jesús al mundo. Den testimonio de que vale la pena confiar en Él y que debemos encomendarle nuestra vida. Abran sus corazones a Cristo. Prediquen con convicción como San Pablo “ni la muerte ni la vida... ni nada en toda la creación podrá separarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.” (Rm. 8, 38-39)
¡Amén!


viernes, 15 de julio de 2016

Intoxicación digital: ¿Cuándo es el momento de parar?

La tecnología es muy útil, nos simplifica la vida y a menudo nos la salva; pero no hay que exagerar a la hora de utilizarla y debemos estar atentos a no superar ciertos límites…


Intoxicación digital: ¿Qué es? Hablar de intoxicación digitalen estos momentos es algo realmente oportuno y útil. Pero, ¿qué es exactamente? Es una expresión que poco a poco está entrando en la jerga cotidiana y se refiere al uso excesivo, superando el límite de la dependencia, de los aparatos digitales más comunes como las tabletas, los ordenadores y los teléfonos móviles.

Un uso compulsivo y poco equilibrado de estos nuevos medios puede acarrear consecuencias más o menos graves, tanto a nivel físico como a nivel psicológico, con síntomas y trastornos parecidos a los producidos por las clásicas intoxicaciones.

Un test para conocer nuestra dependencia a lo digital
Hagamos un pequeño test para entender mejor cuánto somos dependientes de los aparatos digitales como por ejemplo el teléfono móvil. Probemos a responder mentalmente a tres preguntas sencillas:
¿Necesita tener en la mano su teléfono sin ningún motivo en los momentos muertos del día?
¿Tiene el teléfono encendido sobre la mesilla cuando se va a la cama?
¿Se lleva el teléfono al baño por miedo a no oírlo si suena?

Pues bien, si ha respondido “sí” a una, o incluso a las tres preguntas, no se preocupe. No sufre aún de una grave intoxicación digital, pero está comenzando. Necesita sólo reducir ligeramente el uso de su teléfono, haciendo que sea más sosegado y equilibrado. ¿Cómo? Algunos ejemplos serían: desactivando los avisos del e-mail y de las redes sociales, resistir a la tentación de mirar el teléfono cada cinco minutos, no usarlo durante las comidas y apagarlo de noche. Si realmente tiene una gran fuerza de voluntad, inicie a apagar el teléfono los fines de semana y disfrute de largos paseos.
Pero si en cambio ha descubierto que prefiere salir de casa sin el monedero antes que sin el teléfono, hasta el punto de no separarse de él durante todo el día, entonces la dependencia es realmente seria. Sufre de una verdadera intoxicación digital.

Todos los síntomas de la intoxicación digital
Los síntomas de una intoxicación digital son la consecuencia directa de un comportamiento desequilibrado en el uso de los nuevos medios de comunicación. Éstos son los más comunes:
A nivel físico:
Padecer el "Text claw" o "garra del SMS" que causa inflamación de los tendones y síndrome del túnel carpiano.
 Tortícolis por el SMS. En una reciente investigación se ha confirmado que el 84% de los jóvenes del Reino Unido sufren dolores de cuello y de espalda, causados por la excesiva curvatura de la zona inferior del cuello al utilizar el teléfono móvil.

 Padecer insomnio. Las luces lcd de los aparatos digitales que permanecen encendidas por la noche en el dormitorio reducen la producción de melatonina hasta un 22%.

A nivel psicológico:
 "Síndrome de la vibración fantasma", que aparece cada vez que controlamos el teléfono por error creyendo que haya vibrado.

Existe una relación directa y causal entre uso asiduo de las redes sociales y nuestro estado emotivo y psicológico: miedo, ansia, soledad, celos, tristeza, escasa capacidad de concentración. Algunas investigaciones científicas recientes han demostrado que quien usa frecuentemente las redes sociales, tiene más probabilidades de experimentar alteraciones del estado de ánimo en negativo, respecto a quien en cambio hace un uso normal y controlado.
Intoxicación digital y sociabilidad
No debemos olvidar los aspectos más puramente sociales como las relaciones y la convivencia que disminuyen si, en vez de mantener un sano diálogo, preferimos una extenuante “conversación” escrita por WhatsApp. Además de alimentar una perenne ansiedad, la continua expectativa ante la respuesta, tal vez querida y deseada, el uso excesivo de lo digital, acarrea fuertes repercusiones incluso en nuestra capacidad de ser agradables en familia, en el trabajo y con los amigos. En resumen, interfiere en nuestra capacidad de estar en compañía. Y esto sucede sobre todo en la mesa, donde empieza a ser común ver a los comensales sosteniendo con una mano el tenedor y con la otra el teléfono móvil. Es justo durante las comidas cuando la tentación de mirar continuamente la pantalla de nuestro teléfono es más fuerte. Y, al preferir la tableta a la convivencia de la mesaableta a la convivencia de la mesa, se fomenta aún más el riesgo de una intoxicación digital.

Intoxicación digital y productividad laboral
También existen repercusiones en el ámbito laboral. Un excesivo utilizo de aparatos digitales es de hecho la causa de una pérdida de concentración, de capacidad de memoria, de razonamiento y de cálculo. A continuación, algunos datos de recientes investigaciones:

La Universidad de California ha descubierto que los empleados mantienen su atención por once minutos, para realizar un trabajo a ellos encomendado, antes de distraerse con una actividad digital.
Se necesitan ciento veinte minutos al día para recuperar el tiempo “invertido” en “distracciones digitales” mientras se trabaja.

Los estudiantes que se distraen con aparatos digitales durante el periodo de los exámenes, disminuyen su rendimiento en un 20%.

En resumen, la tecnología es muy útil, nos simplifica la vida y a menudo nos la salva. Pero no hay que exagerar a la hora de utilizarla y debemos estar atentos a no superar ciertos límites, porque si no, antes o después, aparecerán los síntomas de un intoxicación digital y nos pasarán factura de forma inexorable.
Fabrizio Piciarelli, en familyandmedia.eu.

por Fabrizio Piciarelli 
www.almudi.org